Salud

Probar, rastrear y aislar: los diferentes seguimientos de contactos estrechos ante un caso de COVID-19

Testeos rápidos para detectar más casos de COVID-19 (Reuters)
Testeos rápidos para detectar más casos de COVID-19 (Reuters) (ARND WIEGMANN/)

A medida que una segunda ola pandémica irrumpe en el norte, la necesidad de programas de prueba, rastreo y aislamiento sostenibles y efectivos es más urgente que nunca. Un estudio encabezado por Michelle Kendall publicado en The Lancet Digital Health es, por lo tanto, bienvenido y oportuno.

Esta evaluación del efecto del programa piloto de prueba y rastreo del Reino Unido en la Isla de Wight proporciona evidencia indirecta, pero convincente, del éxito en la reducción del número de reproducción efectiva y, por lo tanto, el tamaño de la primera ola. Sin embargo, no está claro cómo le irá al programa cuando se amplíe a entornos que son menos ideales que la Isla de Wight, dado el pequeño tamaño de su población y los distintos límites naturales. El éxito del programa depende de que las pruebas sean accesibles para identificar las infecciones rápidamente y permitir el rastreo antes de que los contactos infectados infecten a otros. En términos más generales, diferentes enfoques para probar, rastrear y aislar podrían ser la base de las marcadas diferencias en el impacto de COVID-19 en diferentes partes del mundo.

La naturaleza diferente de los programas de prueba, rastreo y aislamiento desafía las comparaciones de efectividad, al igual que la falta de grupos de control, que generalmente evitan análisis como los realizados por el equipo encabezado por Kendall. La comparabilidad se complica aún más por otros cambios sistemáticos, como las pautas de distanciamiento social que evolucionan con frecuencia, y que pueden confundir los análisis tanto como a los miembros del público. Sin embargo, la evaluación de diferentes programas a nivel mundial es un paso importante para comprender cómo implementar un programa eficaz de prueba, rastreo y aislamiento como parte de la respuesta COVID-19 más amplia.

Más que controlar, saber cómo

Aislamiento
El aislamiento es uno de los puntos clave para la prevención ante más posibles contagios de COVID-19 (Shutterstock)

Aunque otros factores, como el control fronterizo efectivo y la cuarentena, podrían explicar cómo algunos países hasta ahora han controlado con éxito la pandemia, cuesta identificar historias de éxito que no involucren algún tipo de programa de prueba, rastreo y aislamiento. En Asia, estos dispositivos adoptaron diversas formas. Taiwán, por ejemplo rastreó meticulosamente los contactos de sus primeros casos, con una serie de pruebas y cuarentena, según el caso, previniendo la propagación en adelante. En Vietnam los contactos se rastrean y se ponen en cuarentena fuera de casa, mientras que los contactos de los estos se rastrean y se ponen en cuarentena en casa.

Corea del Sur utiliza tecnología y análisis para identificar contactos de circuitos cerrados de televisión, telefonía móvil e historiales de tarjetas de crédito, junto con pruebas masivas. Singapur fue uno de los primeros países en implementar una aplicación de rastreo de contactos, Trace Together, en marzo, ahora descargado por alrededor del 40% de la población. Esta aplicación aumenta el rastreo de contactos manual completo, que normalmente toma alrededor de un día para que un rastreador complete un caso totalmente. Nueve meses después de la pandemia, el número de muertes por COVID-19 en esos cuatro países combinados es un poco más del 1% del número de muertos en el Reino Unido, lo que destaca la importancia de realizar pruebas, rastrear y aislar de manera eficaz.

Singapur fue uno de los primeros países en implementar una aplicación de rastreo de contactos (Reuters)
Singapur fue uno de los primeros países en implementar una aplicación de rastreo de contactos (Reuters) (Edgar Su/)

Aprender qué hace que un programa de prueba, rastreo y aislamiento sea exitoso o no va más allá de medir el efecto sobre el resultado que más preocupan: la trayectoria de la epidemia. La identificación de los elementos del éxito puede implicar la recopilación, el escrutinio y la comparación de medidas de impacto próximas. Dichas mediciones incluirían datos sobre la parte de prueba del programa, incluida la proporción de personas que dieron positivo en la prueba, la disponibilidad de pruebas dentro de una distancia razonable del hogar y el tiempo para hacerse el test y obtener los resultados. Además, las mediciones útiles también incluirían estadísticas sobre el rastreo, como la proporción de casos de contactos rastreados, el número de sujetos identificados, el tiempo transcurrido desde el inicio de los síntomas hasta que se completa el rastreo, la fracción de contactos alcanzados y puestos en cuarentena con éxito, cuántos de ellos desarrollan síntomas y cuántos casos nuevos se identifican mediante el rastreo en lugar de presentarlos, sin vincularlos, al sistema de salud. Si estos datos se recopilaron y compartieran a nivel mundial, la comparación de estas estadísticas a nivel internacional sería indicativa de la efectividad de los diferentes programas. Donde coexisten el rastreo de contactos tradicional y basado en aplicaciones, también se debe evaluar cómo funcionan juntos y si la aplicación aumenta el rendimiento de los equipos de rastreo de contactos.

Testeos COVID 19 Villa Azul - Coronavirus - Cuarentena Obligatoria - Provincia de Buenos Aires, Argentina (Foto: Franco Fafasuli)
Búsquedas de contactos estrechos para testear (Foto: Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

“Los resultados inmediatos a niveles subnacionales y los análisis de los datos a nivel individual necesarios para tales métricas también revelarían -en palabras de Alex R Cook, de la Escuela de Salud Pública Saw Swee Hock, Universidad Nacional de Singapur -, y potencialmente remediaran, cualquier disparidad en la efectividad de un programa de prueba, rastreo y aislamiento en diferentes geografías o grupos demográficos”. Por ejemplo, en Singapur, la preocupación de que Trace Together pueda ser inaccesible para las personas mayores ha llevado al desarrollo de dongles (pequeños dispositivos que brindan servicios extra más accesibles para este público) que interoperan con la aplicación móvil. Los datos a nivel individual también pueden revelar parte de la red de transmisión, que a su vez proporciona información sobre dónde ocurren las infecciones y cómo se podría prevenir la propagación. “Los conocimientos que un programa de prueba, rastreo y aislamiento pueda aportar sobre los determinantes de la transmisión deberían hacer que la recopilación de esos datos granulares -y su análisis epidemiológico- sea una cuestión de urgencia”, concluye Cook.

A medida que el Reino Unido expande y renueva su programa Test and Trace desde su génesis en la Isla de Wight, es necesario un mayor monitoreo y evaluación del sistema, tanto a nivel general como regional, para garantizar que los efectos informados por Kendall y sus colegas se puede replicar en el resto del país, y las lecciones de sus éxitos o fracasos se pueden agregar a las de otros ejemplos de rastreo de contactos.

SEGUÍ LEYENDO:

Testeos agrupados en asintomáticos: ¿una herramienta poderosa para después de la cuarentena?

COVID-19: la implementación de diagnósticos rápidos reduce los daños colaterales

5 claves para entender los testeos que miden los anticuerpos en la población asintomática

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba