Salud

COVID-19: científicos advierten que todavía hay poca información respecto a los asintomáticos

Además de las pruebas PCR, varios lugares públicos cuentan con detectores de temperatura -REUTERS/Erick Marciscano
Además de las pruebas PCR, varios lugares públicos cuentan con detectores de temperatura -REUTERS/Erick Marciscano (ERICK MARCISCANO/)

A un año del surgimiento del coronavirus en Wuhan, China, las investigaciones para conocer en profundidad el comportamiento del SARS-CoV-2 no se detienen. Y una de las claves para combatirlo es ir a buscarlo en sus huéspedes.

Los casos asintomáticos de COVID-19 son una fuente potencial de propagación sustancial dentro del entorno comunitario. Sin embargo, hay poca información disponible sobre la infectividad y la importancia epidemiológica de las personas con COVID-19 asintomático.

La estrategia de los test que se realizan en Singapur para detectar el coronavirus que provoca la enfermedad COVID-19 está diseñada para rastrear infecciones tanto en personas sintomáticas como asintomáticas. Para ello, se utilizan varios métodos. Los trabajadores de industrias específicas, como la construcción y la marina, se someten a pruebas de forma rutinaria una vez por semana o cada dos semanas, y todos los contactos cercanos de aquellos que dan positivo en la prueba de COVID-19 también son testeados.

Los testeos no se deben detener. Los epidemiólogos insisten en que se deben reforzar - REUTERS/Francis Mascarenhas
Los testeos no se deben detener. Los epidemiólogos insisten en que se deben reforzar – REUTERS/Francis Mascarenhas (FRANCIS MASCARENHAS/)

Toda la detección de casos de COVID-19, independientemente del estado de los síntomas, desencadena acciones de salud pública, incluido el rastreo de contactos y la cuarentena de contactos cercanos. Un contacto cercano generalmente se refiere a una persona que estuvo a 2 m del caso índice durante al menos 30 minutos (o por períodos más cortos en entornos de alto riesgo).

Todas las personas en cuarentena se someten a pruebas de PCR al final de su período de cuarentena, y solo salen de la cuarentena cuando dan negativo en la prueba de COVID-19. Las pruebas serológicas también se realizan en la mayoría de las personas infectadas para determinar la posible duración de su infección por COVID-19 y para ayudar con las investigaciones epidemiológicas y los esfuerzos de contención.

Como la carga viral de COVID-19 es típicamente más alta antes de la seroconversión que después, se cree que los casos seronegativos son más infecciosos que los seropositivos.

El COVID-19 generó una nueva ola de rebrotes en Italia - REUTERS/Remo Casilli
El COVID-19 generó una nueva ola de rebrotes en Italia – REUTERS/Remo Casilli (REMO CASILLI/)

Para identificar la infectividad relativa de las personas con COVID-19 sobre la base de su estado de síntomas y serología, estudiaron a todas las personas que completaron su cuarentena entre el 1 de agosto y el 11 de octubre de 2020, como resultado de ser contactos cercanos en la comunidad de personas que estaban infectados y que también se habían sometido a pruebas serológicas como parte de su evaluación del estado de COVID-19. Los contactos cercanos que vivían en dormitorios de trabajadores migrantes fueron excluidos de este análisis porque sus entornos de vida eran contextualmente diferentes de los contactos cercanos de la comunidad y porque había desafíos separados para identificar casos y sus contactos cercanos dentro de los dormitorios.

En este análisis se incluyeron 628 personas con COVID-19, 3790 personas resultaron contactos cercanos de un caso índice y fueron puestos en cuarentena. En promedio, 6 de cada 10 personas de la comunidad fueron puestas en cuarentena por caso índice. En general, 89 (2%) de 3790 contactos cercanos de la comunidad desarrollaron COVID-19 mientras estaban en cuarentena. De estos, 50 (56%) de 89 contactos fueron puestos en cuarentena debido a un caso índice asintomático, mientras que 39 (44%) contactos fueron puestos en cuarentena debido a un caso sintomático.43 (48%) contactos fueron puestos en cuarentena debido a un caso índice seronegativo, mientras que 46 (52%) fueron puestos en cuarentena debido a un caso índice seropositivo. La regresión binomial negativa reveló que cuando se ajustó por edad, sexo y serología del caso índice, la incidencia de COVID-19 entre los contactos cercanos de un caso índice sintomático fue 3,85 veces mayor que para los contactos cercanos de un caso índice asintomático.

Más allá de la vacuna, es importante seguir testeando a las personas - EFE/EPA/Brian van der Brug/Archivo
Más allá de la vacuna, es importante seguir testeando a las personas – EFE/EPA/Brian van der Brug/Archivo (Brian van der Brug / POOL/)

“Nuestros hallazgos sugieren que las personas con COVID-19 asintomático son infecciosas, pero podrían ser menos infecciosas que los casos sintomáticos. También identificamos que la proporción de contactos cercanos que se infectaron no dependía del estado serológico del caso índice. Una razón para esta observación podría ser que los contactos cercanos tienden a vivir o trabajar con el caso índice y están expuestos debido a su contacto regular con una persona que era infecciosa antes de volverse seropositiva”, explicó el doctor Andrew A Sayampanathan, autor del estudio publicado en The Lancet.

Y concluyó: “La principal limitación de este análisis es que los valores de umbral del ciclo y los datos de desprendimiento viable no estaban disponibles para todos los individuos incluidos. Los estudios futuros deben explorar la relación entre cargas virales, eliminación viable y transmisión. Sin embargo, estos hallazgos sugieren que cuando los recursos lo permitan, el rastreo de contactos debe buscar de manera proactiva a personas con COVID-19 asintomático porque pueden transmitir enfermedades y será necesario contenerlas si un objetivo de política nacional es minimizar los casos y la transmisión. Sin embargo, si los recursos son limitados, entonces hay que centrar el rastreo de contactos en personas sintomáticas que son fáciles de identificar (a través de ellos que buscan atención médica) podría ser más eficaz en cuanto a recursos para reducir la transmisión a nivel de la población”.

SEGUÍ LEYENDO:

Reino Unido autorizará la vacuna de Oxford contra el coronavirus el 28 o el 29 de diciembre

Hackers, ciberataques y desinformación: la oscura estrategia rusa para desacreditar las vacunas occidentales contra el coronavirus

Sudáfrica: detectaron una nueva cepa de coronavirus que está impulsando la segunda ola de contagios en el país

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba