Agro

Paro del campo: crece la presión de los productores hacia la Mesa de Enlace para extender la medida de fuerza

asamblea-campo
Los productores están en alerta y movilización, y adhieren a la medida de fuerza. Hay sectores que reclaman una extensión de la misma.

Ayer hubo una buena y otra mala noticia para el campo. Lo positivo: las importantes precipitaciones que se registraron en varias zonas productivas del país, que necesitaban humedad en los suelos para avanzar con la parte final de la siembra de soja y maíz. Lo negativo: la decisión del gobierno de reabrir de manera parcial y con cupos la exportación de maíz, derivando en el cese de comercialización de granos por 72 horas organizado por tres de las cuatro entidades de la Mesa de Enlace.

La medida de fuerza que fue ratificada ayer por la mañana por Sociedad Rural Argentina, Federación Agraria Argentina y Confederaciones Rurales Argentinas, tras una reunión por zoom de la que también participaron las autoridades de Coninagro, entidad que no adhiere al paro pero sí rechaza de manera enérgica el cepo a las ventas al exterior de maíz.

El impacto del paro se podrá sentir entre hoy mañana, ya que en el primer día hábil de la semana el ingreso de camiones en los puertos cerealeros y exportadores del país alcanzó los 3.212, una cifra superior a la semana pasada y un 31% menor si se realiza la comparación interanual. Habrá que ver cómo es el ingreso en las próximas horas en los puertos del sur de la provincia de Buenos Aires, en Bahía Blanca y Quequén, ya que por estas semanas es la región donde se concentra la mayor actividad de cosecha de trigo y cebada, con muy buenos rendimientos en ambos cultivos que compensan las pérdidas que provocó la sequía en otras zonas productivas del país.

Por otro lado, en la Bolsa de Comercio de Rosario los volúmenes negociados fueron magros en líneas generales, con poco interés de la oferta en cerrar negocios. Según el informe diario de la entidad, “en el mercado de soja hubo una caída en la oferta por la oleaginosa disponible. Por el lado del maíz, la tendencia en los precios fue dispar, destacando también una caída en la oferta. El mercado de trigo mantuvo mayormente los valores de la jornada del viernes pasado, sin ofertas por el cereal de la próxima campaña. El girasol volvió a registrar una mejora en su oferta de compra, a contramano de la tendencia general”.

asamblea-campo
El reclamo de los productores

Si bien desde la Mesa de Enlace habían anunciado que el cese de comercialización de granos tiene como objetivo concientizar a las autoridades y ciudadanía sobre el presente complicado del sector, agravado por la pandemia y las restricciones para exportar maíz, se había pedido a las bases de productores no realizar controles de cargas de camiones en las rutas.

Más allá de esto, ayer se organizó una Asamblea en Sinsacate, provincia de Córdoba, y ya se instaló un acampe de productores que durará hasta el final de la protesta en la intersección de las rutas 9 y 178 en Armstrong, Santa Fe. Y según pudo saber este medio, también hubo control de cargas en Pergamino, Tucumán y en la Ruta Nacional 89 y Ruta Provincial 6, en Las Breñas, Chaco. En ninguno de los lugares se registraron cortes de rutas.

El futuro de la protesta

Entre hoy y mañana habrá una reunión de los presidentes de las entidades que convocaron a la medida de fuerza para definir si la medida se extiende o no. Mientras tanto, ya hay sectores que reclaman continuar con el cese de comercialización hasta que el Gobierno no reabra de manera total el registro de declaraciones juradas al exterior de maíz.

El planteo lo realizaron desde la Asociación Civil de productores agrícolas y ganaderos del Norte (Apronor), donde sus integrantes también reclamaron a las entidades de la Mesa de Enlace que integran el Consejo Agroindustrial que se retiren de dicho espacio: “El Consejo está lejos de defender nuestros intereses. En su momento advertimos que buscaban el diferencial arancelario y lo consiguieron. Ahora quieren volver nuevamente a quedarse con la rentabilidad del sector primario”, manifestaron.

En el interior, los productores están preocupados porque la reapertura parcial de las exportaciones de maíz que anunció ayer a la madrugada el ministro Luis Basterra, podría derivar en una mayor intervención del Gobierno en los mercados agropecuarios. Ayer todos recordaron en el sector lo que fue el impacto del sistema de ROE (Registro de Operaciones al Exterior), donde entre 2009 y 2015, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, se cupificó la exportación, y eso provocó desaliento en la siembra de maíz, la peor siembra de trigo de los últimos 100 años, caída del stock ganadero y se fomentó el monocultivo de soja.

“Ese mecanismo permitió que se genere una transferencia de recursos del sector primario al sector exportador, ya que este último, compraba el maíz muy por debajo del FAS teórico y cuando obtenían los ROE vendían a precio internacional haciendo una diferencia importante en perjuicio del sector primario”, recordaron desde Apronor.

Daniel Pelegrina
Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina (Foto: Juan Vargas)

También durante la jornada de lunes hubo movimientos internos en el Consejo Agroindustrial, a la espera de una nueva reunión con el ministro de Agricultura, Luis Basterra, que se realizaría esta tarde. Hay sectores del espacio que no están conformes sobre el manejo de la cartera agropecuaria a la problemática que está planteada, ya que aseguran que en ningún momento se habló y analizó con funcionarios poner un cupo diario a las exportaciones de maíz. Se va a insistir con el reclamo de una apertura total de las ventas al exterior del cereal.

La medida oficial de fijar un tope diario de exportaciones a registrar de solamente 30 mil toneladas por día, recibió duras críticas de la dirigencia agropecuaria. Al respecto, el presidente de Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni, sostuvo: “A este ritmo, en los 50 días que quedan se exportaría 1.500.000 toneladas, sabiendo que hay 10 millones de toneladas. Con 1.500.000 toneladas como máximo para consumo interno, quedarían 7 millones de toneladas de saldo exportable hasta que llegue la próxima campaña. No tiene sentido. Tenemos que tomar contacto con el Gobierno para que nos explique. Pero no nos vamos a apresurar”.

Además, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, se mostró preocupado por el avance intervencionista del Gobierno en el mercado de maíz, y con la incertidumbre que se extienda a otras producciones: “El anuncio de la apertura parcial de la exportación de maíz tiene vicios porque el efecto que persiste es el mismo y especialmente nos preocupa el mensaje que le damos al mundo: vamos abriendo cuando tenemos ganas. Persiste la idea errónea de que la medida va a desacoplar los precios internos de los internacionales y con eso se contendrá la inflación”.

Y concluyó: “La vuelta a los Roe, a la intervención, a los cupos, equivale a mayor corrupción y a una cartelización en el mercado de granos con distorsiones que afectan la transparencia en la formación de precios. Eso es lo que quieren los compradores de maíz integrados en el Consejo Agroindustrial Argentino”.

Seguí leyendo:

La distorsión en el precio de los alimentos: los consumidores pagan en la góndola cinco veces más de lo que reciben los productores

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba