Agro

La incidencia del aumento internacional de los granos representó sólo el 1,57% de la inflación de 2020

Un estudio de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires determinó la incidencia del maíz en el precio de la carne de cerdo y otros productos (Archivo)
Un estudio de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires determinó la incidencia del maíz en el precio de la carne de cerdo y otros productos (Archivo)

En medio de una pujante suba en los precios internacionales de granos y el fallido cierre de las exportaciones de maíz, un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires reflejó que la suba de los precios del maíz y el trigo representó sólo el 1,57% de la inflación del 2020, un porcentaje relativamente bajo del precio final de los alimentos. Además, señalaron que el 98,43% de la suba de los precios que sufrieron los alimentos en 2020 “se debió a factores distintos al comportamiento del trigo y el maíz”.

Por otro lado, se determinó que la participación de alimentos derivados del maíz, el cereal representa solo el 12% del precio final que paga el consumidor. En el caso del pollo entero, contemplado en la lista de los precios cuidados, el cereal representa apenas el 21% y el pollo trozado un 12%. En el caso de los huevos es el 13%, la leche el 8%, el pechito de cerdo 10% y en el asado la incidencia es del 7%. Y en el caso del trigo, el cereal tiene tan solo una participación del 13% en el precio final del pan.

Por otra parte, los economistas de la entidad señalaron que entre los productos analizados, más del 80% del precio al consumidor no depende del precio nacional de los granos, sino que responde a otros costos de producción que están ligados a la industrialización y logística, donde están contemplados los salarios, energía, alquileres, utilidades, impuestos, fletes y otros costos de distribución, que acompañan la evolución del nivel general de precios de la economía.

granos - alimentos
Incidencia del trigo y el maíz en el precio de los derivados (Bolsa de Cereales de Buenos Aires)

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires intentó demostrar que durante 2020 los precios del trigo y el maíz aumentaron un 80% y 91% y que dicho incremento explicó solamente el 0,48% de la suba del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de la Ciudad de Buenos Aires.

El aumento del precio internacional de los granos revive viejas preocupaciones sobre el impacto en los precios de los alimentos derivados de estos cereales y que se destinan al mercado interno. Por eso, el Gobierno nacional adoptó diversas medidas en la política agropecuaria, con el objetivo de desacoplar el precio doméstico del internacional, como pasó con el intento del cierre de las exportaciones de maíz. No obstante, los productores y analistas sostienen que el problema va más allá de la puja internacional de las commodities.

Soluciones

En otra parte del documento, la Bolsa de Cereales porteña especificó que por cada reducción del 1% en el precio doméstico del maíz, se generaría una merma potencial del 0,21% en el precio del pollo entero de precios cuidados, 0,13% de los huevos, 0,12% del pollo trozado, 0,10% del pechito de cerdo, 0,08% de la leche y del 0,07% en el asado.

Lo mismo pasaría con el precio doméstico del trigo, donde si se considerara una reducción del 1%, esto provocaría una caída potencial del 0,13% en el precio del pan que paga el consumidor. Lo cierto es que, desde la entidad saben que los precios al consumidor final dependen de múltiples factores que se ven potenciados por un contexto inflacionario y crisis económica que atraviesa el país, por lo que estas bajas ni siquiera pueden considerarse o instalarse en la agenda nacional.

granos - alimentos
Precios de los alimentos y la incidencia del trigo y el maíz (Bolsa de Cereales de Buenos Aires)

“Las políticas dirigidas a evitar una suba en el precio de los granos no tendrán efectos significativos sobre los precios de los bienes de consumo. Una política destinada a combatir las causas de la inflación, incluida la de alimentos, debería basarse en otras herramientas de política monetaria, cambiaria y fiscal”, expresaron desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Por último, para la Bolsa de Cereales porteña, la contrapartida al bajo impacto sobre los precios de los alimentos en el corto plazo, políticas como controles de precios, derechos de exportación y restricciones cuantitativas a las exportaciones redundan en efectos negativos sobre la producción nacional. También reducen las oportunidades de hacer frente al alto riesgo climático que enfrentan los productores agrícolas.

Seguí leyendo:

Paro de transportistas: advierten que faltarán granos en los puertos y denuncian agresiones a camioneros

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba