Salud

Más del 50% de los internados graves por COVID-19 desarrolla infecciones bacteriales

Una investigación en Nueva Jersey  reveló que 1 de cada 4 pacientes con infección por influenza A (H1N1) pmd09 tenía una infección bacteriana secundaria  REUTERS/Luis Cortes
Una investigación en Nueva Jersey reveló que 1 de cada 4 pacientes con infección por influenza A (H1N1) pmd09 tenía una infección bacteriana secundaria REUTERS/Luis Cortes (LUIS CORTES/)

El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) tiene un amplio espectro de manifestaciones que contribuyen a aumentar la morbilidad y la mortalidad. Las complicaciones van desde síntomas leves hasta insuficiencia respiratoria hipóxica, síndrome de dificultad respiratoria aguda, enfermedad tromboembólica, síndrome de liberación de citocinas (SRC), insuficiencia multiorgánica y, en algunos casos, infecciones secundarias. Cuando éstas aparecen en el torrente sanguíneo (sBSI) están bien descritas en pacientes con influenza u otras enfermedades respiratorias virales, que se producen debido a la alteración de las superficies epiteliales y la respuesta inmunitaria, lo que resulta en una inflamación grave y la adquisición de infecciones secundaria.

Una revisión sistemática reveló que 1 de cada 4 pacientes con infección por influenza A (H1N1) pmd09 tenía una infección bacteriana secundaria que condujo a resultados adversos graves, incluida la admisión en la unidad de cuidados intensivos (UCI) o la muerte. El COVID-19 grave se asocia con una desregulación inmunitaria, que puede predisponer a los pacientes a infecciones fúngicas o bacterianas concurrentes. Hay datos limitados sobre infecciones secundarias en pacientes con COVID-19 grave. Algunas de ellas describieron pacientes que sufrieron una mayor tasa de infecciones secundarias en comparación con los pacientes con la versión no grave. Otro estudio reveló que el 50% de los no supervivientes tenían una infección bacteriana secundaria.

El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) tiene un amplio espectro de manifestaciones que contribuyen a aumentar la morbilidad y la mortalidad-  REUTERS/Nacho Doce
El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) tiene un amplio espectro de manifestaciones que contribuyen a aumentar la morbilidad y la mortalidad- REUTERS/Nacho Doce (NACHO DOCE/)

Por tanto, existe un vacío en la literatura sobre infecciones secundarias, específicamente sBSI, en pacientes hospitalizados con COVID grave19 a la que la investigación de Nueva Jersey intentó dar luz. Su objetivo fue describir la epidemiología, los factores de riesgo, las características clínicas, la microbiología y los resultados de los pacientes con COVID-19 grave y sBSI.

Fiesta de Bacterias

Se identificaron un total de 1735 pacientes adultos en 3 centros de Nueva Jersey con COVID-19. Tras aplicar los criterios de exclusión, 375 personas fueron incluidos. La mediana de edad fue de 64 años y el 61,1% eran hombres. La mayoría de los participantes eran afroamericanos (30,4%) o hispanos/latinos (29,3%). La duración media de los síntomas fue de 5 a 6 días. Las características demográficas fueron similares.

La mayoría de los hemocultivos se extrajeron el día del ingreso, de los cuales 69 (53,9%) fueron positivos. Hubo una serie de contaminantes antes o después del primer hemocultivo positivo para un verdadero patógeno: 10,7% en la primera extracción de sangre, 23,1% en la segunda, 13,3% en la tercera y 16,7% el cuarto.

En el estudio, la mayoría de los participantes eran afroamericanos (30,4%) o hispanos/latinos (29,3%).  REUTERS/Duarte Sa/File Photo
En el estudio, la mayoría de los participantes eran afroamericanos (30,4%) o hispanos/latinos (29,3%). REUTERS/Duarte Sa/File Photo (DUARTE SA/)

La mediana de tiempo desde el ingreso hasta el primer hemocultivo positivo fue de 6 días, con un rango de 0 a 36 días. Para la primera serie de positivos, 91,4% fueron bacterianos y 5,5% fúngicos. Los patógenos más comunes aislados del primer conjunto de hemocultivos positivos fueron Staphylococcus epidermidis, Staphylococcus aureus sensible a meticilina (MSSA), Enterococcus faecalis, Escherichia coli, Staphylococcus aureus resistente a meticilina (MRSA), C. albicans y C. glabrata.

Entre todos los pacientes con sBSI, el 50,8% se consideró adquisición nosocomial según lo definido por hemocultivos positivos más de 48 horas desde el momento de la admisión. Se compararon los casos y los controles para evaluar los factores de riesgo de sBSI. Los pacientes con sBSI fueron menos propensos a tener tos (45,3% vs 65,2%,) y fiebre (54,7% vs 66,8%,) como síntoma de presentación en comparación con aquellos sin sBSI.

El número de pacientes con diarrea o dolor abdominal como síntoma de presentación no fue diferente entre los grupos. El porcentaje medio de saturación de oxígeno en el aire ambiente en la presentación inicial fue menor en aquellos con sBSI en comparación con los controles (82,5% frente a 86,1%). Más pacientes con sBSI fueron intubados en comparación con los controles (23,8% frente a 8,1%) el día de la prueba COVID-19 positiva. El recuento medio de glóbulos blancos (WBC) basal (10,9 frente a 8,6) y la creatinina (2,23 frente a 1,49;) fueron más altos en los pacientes con sBSI que en los controles.

Se han observado manifestaciones clínicas similares de insuficiencia respiratoria y sepsis en pacientes con infecciones secundarias e influenza-  REUTERS/Nacho Doce
Se han observado manifestaciones clínicas similares de insuficiencia respiratoria y sepsis en pacientes con infecciones secundarias e influenza- REUTERS/Nacho Doce (NACHO DOCE/)

Los antimicrobianos empíricos más comunes fueron ceftriaxona, azitromicina y piperacilina-tazobactam. La duración media de la estancia hospitalaria fue significativamente mayor en el grupo de sBSI (18,5 frente a 7 días,). Los pacientes con sBSI también fueron más propensos a requerir ingreso en la UCI (71,1% frente al 35,6%,) con una mediana más larga de estancia en ella (17 frente a 6,5 días). Más pacientes con sBSI murieron en el hospital en comparación con los que no (53,1% frente a 32,8%).

De este modo, entonces los pacientes con sBSI se presentan en el hospital con una dificultad respiratoria más grave, por una menor saturación de oxígeno y la necesidad de suplementación avanzada de oxígeno. Estos síntomas de presentación pueden reflejar un efecto superpuesto de sepsis bacteriana o fúngica con COVID-19 grave o un marcador de enfermedad crítica debido al propio COVID-19. Se han observado manifestaciones clínicas similares de insuficiencia respiratoria y sepsis en pacientes con infecciones secundarias e influenza, pero hay datos limitados que describen este nivel de enfermedad crítica en otras infecciones virales.

SEGUÍ LEYENDO:

El suero equino hiperinmune obtuvo más de un 90% de eficacia en un grupo de internados en Corrientes

Desde la dexametasona hasta la hidroxicloroquina: todos los medicamentos y sustancias vinculados al COVID-19

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba