Agro

Tras el levantamiento del cierre a la exportación y las lluvias recientes, el ingreso de divisas por el maíz superaría los 8.600 millones de dólares

En los últimos días comenzó la cosecha en los lotes más afectados por la falta de lluvias y las altas temperaturas de diciembre y enero REUTERS
En los últimos días comenzó la cosecha en los lotes más afectados por la falta de lluvias y las altas temperaturas de diciembre y enero REUTERS (Jim Young/)

La campaña de maíz de la presente campaña afrontó situaciones que tuvieron en vilo a los productores: primero, falta de precipitaciones con las perspectivas de una Niña débil que se afianzó; luego, el momento económico del país, agravado por la pandemia y versiones de aumento de retenciones. En julio del año pasado el precio a cosecha, es decir los contratos con vencimiento en abril del presente año, cotizaban un 18% por debajo al realizar la comparación interanual.

Para colmo, en pleno desarrollo de la siembra, el Gobierno anunció el cierre de las exportaciones de maíz, medida que fue rechazada por toda la cadena agroindustrial. Luego de corroborarse que habrá cereal suficiente para abastecer el mercado interno hasta el ingreso de la cosecha de la actual campaña, la cartera agrícola dejó sin efecto el cepo a las ventas al exterior.

Luego de que quedara sin efecto el cierre a las exportaciones de maíz y de lluvias de entre 15 y 50 milímetros en la zona núcleo, el panorama cambió y se volvió a demostrar que la estrategia de rotar con cereales caló hondo en los productores

A finales de julio del año pasado, la intención de siembra presentaba un escenario de 10% de caída en relación a la campaña anterior. Pero pese a todas las adversidades mencionadas, el productor avanzó y en septiembre de 2020 se registró un evento de precipitaciones que dejó entre 15 a 50 milímetros en la zona núcleo que impulsó la siembra, con un contexto de precios internacionales que también reflejaban mejoras importantes. A partir de eso, el panorama cambió y una vez más quedó demostrado que la estrategia de rotar con cereales ha calado muy hondo en el corazón productivo de argentina.

La siembra de maíz atravesó diferentes dificultades
La siembra de maíz atravesó diferentes dificultades

Nuevo récord

Por un lado, hubo un nuevo récord para el cereal con 600 mil hectáreas que se sembraron en tan solo 7 días para aprovechar la presencia de humedad en los suelos. Y por otro lado, la Bolsa de Comercio de Rosario, mediante el uso de tecnología satelital, determinó que a pesar de todas las complicaciones que provocó el 2020, en la región núcleo se sembró solamente un 5% menos que en el ciclo pasado: la superficie implantada fue de 1,43 millones de hectáreas, unas 75.000 hectáreas menos que en la campaña 2019/20.

En tan solo 7 días se sembraron 600.000 hectáreas para aprovechar la presencia de humedad en los suelos

Además, a nivel nacional, con las lluvias de enero y principios del presente mes, lo anterior derivó en un aumento de la proyección de cosecha a nivel nacional en 2,5 millones de toneladas y ahora se ubica en un total de 48,5 millones de toneladas. La mayor producción derivará en un incremento del saldo exportable que alcanzaría los 35 millones de toneladas, que de acuerdo a los datos aportados por los economistas de la Bolsa de Rosario significaría un ingreso adicional de divisas de 617 millones de dólares, cuyo total se estima en 8.642 millones de dólares.

Cosecha

El reciente informe de la Bolsa de Rosario señaló que en los últimos días comenzó la cosecha de maíz en aquellos lotes que recibieron un fuerte impacto de la falta de precipitaciones y las altas temperaturas de diciembre y enero pasado. Son las regiones del extremo NE de Buenos Aires, con rendimientos muy bajos, que van de los 30 a 45 quintales por hectárea y las proyecciones sostienen que los mejores lotes alcanzarían los 65 quintales por hectárea.

Otra de las zonas afectadas por la situación climática adversa es el este de Córdoba, especialmente en el distrito de Noetinger, donde la cosecha comenzará en los primeros días de marzo y los rendimientos proyectados son de un 10 a 20 por ciento por debajo de lo normal, es decir unos 80 a 90 quintales por hectárea.

Todo lo contrario sucede en el centro y sur de Santa Fe, donde las estimaciones de rendimientos de 100 a 130 quintales por hectárea.

Seguí leyendo:

Aseguran que hay productores de economías regionales que cobran un precio que no llega al 10% del valor en góndola

Aseguran que hay productores de economías regionales que cobran un precio que no llega al 10% del valor en góndola

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba