Agro

Crisis lechera: los tamberos argentinos reciben un 10% menos que un productor uruguayo

La crisis de la lechería local y su comparación con la situación de Uruguay
La crisis de la lechería local y su comparación con la situación de Uruguay

Un tambero argentino recibe un 10% menos por sus productos que uno de Uruguay. Según un estudio privado, la diferencia entre lo que cobra un tambero en el vecino país por el lácteo se debe a que los márgenes de este lado del Río de la Plata se achican cada vez más por la alta carga tributaria, el desdoblamiento cambiario y los programas de precios cuidados que rigen en el país.

Con la reciente ola de consultas de empresarios y productores para trasladarse a Uruguay, también saltaron algunas comparativas de inversiones y rentabilidad de negocios entre los dos países. Así surge un estudio que recaba información del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), INALE, Iapuco y Todo Lechería, quienes sostienen que los tamberos uruguayos obtienen mejores valores medidos en dólares por litro de leche respecto de los argentinos, por lo que esta situación no sólo respondería a una cuestión comercial o impositiva, sino también al tipo de cambio real, entre otros factores.

Los márgenes de este lado del Río de la Plata se achican cada vez más por la alta carga tributaria, el desdoblamiento cambiario y los programas de precios cuidados

Uruguay, con una producción lechera más pequeña, les paga mejor a sus tamberos que la Argentina. Según indican, por cada litro de leche un tambero en ese país recibe 0,30 centavos de dólar mientras que en la Argentina el productor obtiene 0,27 centavos. En tanto, el precio de la salida del industrial al mercado interno en Uruguay es de USD 0,65 por litro mientras que en la Argentina ese valor cae a USD 0,55, cuyo promedio negativo para la industria nacional es de 15,40%.

En ese sentido, el director ejecutivo del OCLA, Jorge Giraudo, señala que una de las cuestiones que se discute a nivel nacional es la baja participación de los productores en el valor de los lácteos. “El problema no es la porción, es la torta que es chica. Uruguay exporta el 76% de lo que produce y la Argentina consume el 75% de su producción, solo exporta el 25% del total”, observa el especialista.

industria láctea
Según el informe, la rentabilidad promedio de un productor local es de 0,5% negativa, mientras la industria pierde a razón de 1.000 millones de pesos en el promedio general.

El estudio explica que la diferencia entre el valor que reciben los productores de ambos países por parte del mercado externo el de Uruguay está 18,2% más arriba que el argentino. En ese rubro el precio del país vecino es de 0,44 centavos, mientras que el nacional es de 0,36 centavos para los productos sólidos de exportación. “Los márgenes que reciben ellos por la leche de exportación deberían ser iguales a los nuestros, pero el problema es que ellos cobran completo los precios y a nosotros nos cercenan con los derechos de exportación y otros impuestos”, añade el director del OCLA.

En tanto, especifica que la rentabilidad promedio de un productor local es de 0,5% negativa, mientras la industria pierde a razón de 1.000 millones de pesos en el promedio general. “Esto de que no se pueden trasladar los incrementos de costos está matando a la industria; con comprar el producto no alcanza porque detrás hubo un costo alto de mano de obra y el 20% no lo cobra nadie con este esquema perverso con los Precios Máximos y Cuidados, el problema no son los precios sino los ingresos en el país. El argentino no puede pagar un litro de leche en cartón”, sostiene.

La participación de la cadena

Por otro lado, la participación promedio del productor uruguayo es del 59%, mientras que la del nacional es 54%, por una mayor preponderancia en sus productos de exportación. “Esa participación en Argentina se desdobla en 49% sobre el valor de salida de fábrica para el mercado interno y 75% mercado externo (Uruguay 46% y 68%), mayor en ambos casos que la que obtiene el productor uruguayo”, afirman desde Todo Lechería.

En esa línea, Andrea Passerini, coordinadora de la Comisión de Lechería de Confederaciones Rurales Argentinas y Carbap, agrega que el país está entre los seis primeros exportadores de productos lácteos, pero los integrantes de ese ranking son grandes cooperativas, como es el caso de Uruguay donde la principal empresa procesadora es justamente una cooperativa, por lo tanto, son juez y parte en la fijación de precios. “Toman las decisiones de la empresa y participan en el esquema de formación de precios, y en los países que no hay cooperativas como en Estados Unidos existe un sistema de reglas comerciales sin que sea al mejor postor”, explica.

El problema no es la porción, es la torta que es chica. Uruguay exporta el 76% de lo que produce y la Argentina consume el 75% de su producción, solo exporta el 25% del total (Giraudo)

Además, aseguró que en esos países existe una única forma obligatoria de compra venta que es oral, por lo que no aplica a una tipificación. “La mejor tipificación legal para comercializar la leche cruda en la Argentina sería mediante un contrato de suministro, siempre que sea oral o escrito”, señala. En ese sentido, observa que si en vez de tomar los precios de los lácteos al dólar oficial se tomaran al dólar solidario, CCL o libre, los productores apenas podrían recibir entre 10 y 15 centavos de dólar por cada litro del producto.

“Los industriales cuando enumeran todos los costos que les aumentaron en 2020 se puede ver que todos estuvieron por encima de la inflación y que el 25% fue la materia prima que es donde ellos ajustan los desacoples que les genera el Gobierno. Amén de que acá estás en 27 centavos de dólar oficial, que no es ni CCL, ni dólar bolsa ni blue, lo cual hace todo más tremendo todavía. Además, en la Argentina hay fijación unilateral de precios, pero tenemos distorsiones intracadena y extracadena”, concluyó.

Reunión

Hoy en el “Día del Tambero” integrantes de la producción se reunieron en el predio de la Sociedad Rural de Trenque Lauquen, en la provincia de Buenos Aires, donde comenzaron a analizar diferentes acciones de protesta para alertar sobre la crisis del sector.

“El gobierno insiste en controlar e intervenir en la cadena láctea regulando precios de góndola que ya sabemos cuál es el eslabón que absorbe esa diferencia”, señalaron en un comunicado los tamberos, quienes expresaron su preocupación porque el precio que perciben está planchado y hay una pérdida de rentabilidad y capital desde los últimos meses del año pasado.

Entre los principales reclamos que se escucharon en la reunión se encuentran que las usinas cumplan con las actualizaciones de precio pactadas para febrero y marzo, una actualización de los mínimos para el pago de ingresos brutos provincial, la quita de retenciones y reembolso a la exportación para compensación de impuestos de la cadena, la quita de ridículos requisitos para acceso a líneas crediticias y líneas de inversión especiales para sector lechero.

“Ahora se rumorea que las usinas lácteas no van a aumentar lo previsto para febrero. Estamos entregando la leche a diario que se pagará en marzo y a una semana de finalizar el mes, advertimos que hay riesgo de percibir menos de lo proyectado y pactado verbalmente y que desde ya, viene por debajo de los valores de subsistencia”, comentaron.

Y concluyó el comunicado: “La producción láctea es una fábrica a cielo abierto, con altos costos de producción, con el 80% de los insumos dolarizados y entregando un producto perecedero, con pago en pesos posterior a la totalidad de la entrega y en algunos casos, hasta 30 días después”.

Seguí leyendo:

En medio de los cambios en Agricultura, el campo observa un “panorama de incertidumbre” en su difícil relación con el Gobierno

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba