Salud

Anticuerpos y COVID-19: por qué los nuevos estudios los elevan a una categoría de “muy prometedores”

Dos ensayos clínicos sugieren que los tratamientos con anticuerpos específicos pueden prevenir muertes y hospitalizaciones entre las personas con COVID-19 leve o moderado (EFE)
Dos ensayos clínicos sugieren que los tratamientos con anticuerpos específicos pueden prevenir muertes y hospitalizaciones entre las personas con COVID-19 leve o moderado (EFE) (EFEM0353/)

Un estudio reciente, actualmente disponible en el servidor de la prueba preliminar del bioRxiv, indica que un par de anticuerpos monoclonales de la doble-acción derivados de un sobreviviente original 2003 del SARS, podría desempeñar un papel importante en el combate contra la enfermedad del coronavirus debido a su actividad ampliamente de neutralización y al combate del sistema inmune vía capacidades de la función del determinante.

Según los Centros de Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) los anticuerpos son proteínas que ayudan a combatir infecciones y pueden proteger a una persona para que no vuelva a tener la misma enfermedad (inmunidad). Y son diferentes según cada enfermedad. Por ejemplo, los anticuerpos contra el sarampión lo protegen de esa enfermedad si vuelve a estar expuesto a ella, pero no lo protegen de las paperas si está expuesto a paperas.

Dos ensayos clínicos sugieren que los tratamientos con anticuerpos específicos pueden prevenir muertes y hospitalizaciones entre las personas con COVID-19 leve o moderado, particularmente aquellas que tienen un alto riesgo de desarrollar una enfermedad grave.

Un estudio encontró que un anticuerpo contra el coronavirus desarrollado por Vir Biotechnology en San Francisco, California y GSK, con sede en Londres, redujo las posibilidades de hospitalización o muerte entre los participantes en un 85%. En otro ensayo, un cóctel de dos anticuerpos, bamlanivimab y etesevimab, ambos fabricados por Eli Lilly de Indianápolis, Indiana, redujo el riesgo de hospitalización y muerte en un 87%.

Los resultados del estudio provienen de ensayos clínicos aleatorios, controlados con placebo y doble ciego. Se suman a un creciente cuerpo de evidencia que indica que los tratamientos pueden ayudar a defenderse de enfermedades graves cuando se administran temprano.

Anticuerpos
El anticuerpo de Vir y GSK, llamado VIR-7831, se aisló por primera vez en 2003 de alguien que se recuperaba del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) (Shutterstock)

La respuesta natural del cuerpo a la infección viral es generar una variedad de anticuerpos, algunos de los cuales pueden interferir directamente con la capacidad del virus para replicarse. En los primeros días de la pandemia, los investigadores se apresuraron a identificar los anticuerpos que son más efectivos contra el coronavirus y producirlos a granel. Desde entonces, los anticuerpos monoclonales resultantes se han probado en una variedad de entornos como tratamientos para COVID-19.

El anticuerpo de Vir y GSK, llamado VIR-7831, se aisló por primera vez en 2003 de una persona que se recuperaba del síndrome respiratorio agudo severo (SARS), que es causado por un coronavirus similar. Más tarde se descubrió que el anticuerpo se unía también a la proteína de pico del SARS-CoV-2.

Las empresas también anunciaron que, en estudios de laboratorio, el VIR-7831 se unió a las variantes del SARS-CoV-2, incluida la variante 501Y.V2 de rápida propagación (también llamada B.1.351) que se identificó por primera vez en Sudáfrica. Atribuyeron la resistencia del anticuerpo a su objetivo: una región particular de la proteína de pico que no tiende a acumular mutaciones.

VIR-7831 se une a una lista de anticuerpos monoclonales que se han probado contra COVID-19, algunos de los cuales, incluida la combinación de Lilly, ya han sido autorizados para su uso en los Estados Unidos y en otros lugares. “Pero ha habido relativamente poca aceptación por parte de los médicos estadounidenses y sus pacientes”, declara Derek Angus, médico de cuidados intensivos de la Universidad de Pittsburgh en Pensilvania.

Freno de mano

Al principio de la pandemia, algunos ensayos clínicos clave en los que participaron personas que habían sido hospitalizadas con COVID-19 no encontraron ningún beneficio de los anticuerpos monoclonales (EFE)
Al principio de la pandemia, algunos ensayos clínicos clave en los que participaron personas que habían sido hospitalizadas con COVID-19 no encontraron ningún beneficio de los anticuerpos monoclonales (EFE) (EFEM0353/)

Un problema para los especialistas es que aunque los resultados se publicaron en la prensa y se enviaron a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU, las empresas aún no han publicado datos de ensayos clínicos clave en revistas revisadas por pares. Los medicamentos también son costosos y deben administrarse por infusión en un centro especializado, como un hospital o un centro de tratamiento ambulatorio, una tarea difícil cuando los recursos médicos ya se han visto agotados por un aumento de casos.

En este sentido, consultado por Infobae, el doctor Edgardo Bottaro, médico infectólogo y coordinador médico de Helios Salud, afirma que hay que ser cauto con este estudio. “Es un estudio experimental y preliminar, tan preliminar que evalúa la acción de dos anticuerpos monoclonales contra la proteína Spike, en un modelo experimental de infección por SARS-CoV-2 en Hamster. Ya hay otros anticuerpos monoclonales que se utilizan, y esos dos serían dos nuevos anticuerpos monoclonales que tiene la anécdota de que son derivados de anticuerpos que se encontraron en un sobreviviente de otra infección en 2003. Tiene algunas características que lo harían más atractivo en cuanto a cuestiones farmacodinámicas, pero en principio la valoración es la de un estudio no revisado por pares”, expresó Bottaro.

Otro desafío ha sido la mensajería mixta. Al principio de la pandemia, algunos ensayos clínicos clave en los que participaron personas que habían sido hospitalizadas con COVID-19 no encontraron ningún beneficio de los anticuerpos monoclonales. Muchos investigadores habían anticipado ese resultado: se espera que la terapia con anticuerpos monoclonales funcione mejor en las primeras etapas de la enfermedad, y los síntomas de la etapa tardía del COVID-19 grave a veces son impulsados más por el sistema inmunológico en sí que por el virus.

Aun así, esos fracasos de los ensayos clínicos crearon una narrativa que compitió con los resultados positivos en los estudios de infecciones más leves. “Y aunque los estudios en infecciones leves han demostrado ser prometedores, son demasiado pequeños para permitir que los investigadores saquen conclusiones definitivas”, dice Saye Khoo, farmacólogo de la Universidad de Liverpool, Reino Unido, que dirige la Iniciativa de Pruebas de Drogas para Coronavirus AGILE del Reino Unido. Solo una pequeña fracción de las personas con COVID-19 leve progresará a una enfermedad grave, lo que significa que, aunque los ensayos han inscrito a cientos de participantes, el número de los que fueron hospitalizados o murieron fue bajo.

“Será una larga espera hasta que todo el mundo esté vacunado, y los anticuerpos monoclonales podrían proporcionar un puente importante entre las vacunas y los tratamientos que se han encontrado para las personas hospitalizadas “,dice Jens Lundgren, médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Copenhague y Rigshospitalet en un artículo publicado en Scientific American. No es un reemplazo de las vacunas, pero es un plan B. Los medicamentos podrían ser particularmente importantes para aquellos que no pueden generar una respuesta inmune”.

Los estudios adicionales ayudarán a traducir estas conclusión del banco de trabajo a la cabecera de los pacientes COVID-19, que pueden beneficiarse de la capacidad de la neutralización de estos anticuerpos que también aprovechen la fuerza del sistema inmune.

SEGUIR LEYENDO:

Los anticuerpos generados por el COVID-19 reaccionan a otras cepas de coronavirus, según un estudio

Un estudio confirmó que los anticuerpos contra el COVID-19 persisten mínimo 6 meses

Cómo funcionan los anticuerpos monoclonales, un tratamiento que podría reducir el riesgo de enfermar gravemente por COVID-19

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba