Salud

“El COVID-19 muestra cómo el movimiento anticiencia causa muertes en el mundo”

movimiento anticiencia - Peter Hotez
Peter Hotez es un científico especializado en vacunas, pediatra, autor de más de 500 artículos originales, cinco libros y profesor universitario (@PeterHotez)

Peter J. Hotez es un científico, pediatra y defensor estadounidense en los campos de la salud global, la vacunación y el control de enfermedades tropicales desatendidas como chagas y dengue. Acaba de publicar el libro “Prevención de la próxima pandemia: diplomacia de las vacunas en tiempos de anticiencia”. Es padre de una adolescente con autismo y su publicación anterior fue sobre ese tema. Es decano del National School of Tropical Medicine and a Professor at Baylor College of Medicine, y en una exclusiva entrevista a Infobae apuntó contra los movimientos anticiencia y antivacunas: “El coronavirus es un acelerante que busca desacreditar a los científicos”. En otro pasaje de la entrevista, advirtió: “Me preocupa la globalización de la anticiencia que comenzó por primera vez en los Estados Unidos especialmente aquí en Texas”.

En los últimos cinco años se vio un regreso significativo de las enfermedades infecciosas epidémicas, que culminaron en COVID-19. En nuestro nuevo mundo posterior al coronavirus, el autor se preguntó cómo podemos prevenir enfermedades futuras mediante la expansión de la diplomacia, la cooperación científica y de vacunas, especialmente para combatir los problemas que los humanos nos hemos causado tales como los movimientos anticiencia que propagan fake news y tergiversan hechos.

movimiento anticiencia - Peter Hotez
En los últimos cinco años se vio un regreso significativo de las enfermedades infecciosas epidémicas, que culminaron en COVID-19 (Shutterstock)

De acuerdo a Hotez, las afecciones y los virus modernos han sido avivados de nuevo por la guerra y los conflictos, así como por la pobreza cambiante, la urbanización, el cambio climático y una nueva perspectiva preocupante contra la ciencia y las vacunas. A partir de estas fuerzas del siglo XXI, hemos visto descensos en los avances anteriores en materia de salud mundial, con fuertes aumentos en las enfermedades prevenibles y desatendidas por vacunación en la Península Arábiga, en Venezuela, en partes de África e incluso en la costa del Golfo de México, Estados Unidos.

En la prevención de la próxima pandemia, Peter J. Hotez, MD, PhD, científico internacional especializado en vacunas y experto en enfermedades tropicales y coronavirus, argumenta que podemos, y debemos, confiar en la diplomacia de las vacunas para abordar este nuevo orden mundial en las enfermedades y la salud global. Al detallar sus años en el laboratorio desarrollando nuevas vacunas, Hotez también relata sus viajes por todo el mundo para formar asociaciones de vacunas con personas de países ricos y pobres en un intento de evitar los principales problemas de salud.

movimiento anticiencia - Peter Hotez
El autor se preguntó cómo podemos prevenir enfermedades futuras mediante la expansión de la diplomacia, la cooperación científica y de vacunas (Shutterstock)

Sobre la base del legado del doctor Albert Sabin, quien desarrolló la vacuna oral contra la poliomielitis con científicos soviéticos en el apogeo de la Guerra Fría, explica cómo todavía está trabajando para actualizar y redirigir la diplomacia de las vacunas hacia enfermedades desatendidas y emergentes. Hotez revela cómo, durante su mandato en la era de Obama como enviado científico de EE. UU. Para Oriente Medio y el norte de África, que coincidió con el aumento de estas fuerzas geopolíticas y el cambio climático, fue testigo de enfermedades infecciosas tropicales y estableció asociaciones de vacunas que aún pueden combatir ellos de cerca.

El investigador, decano de la National School of Tropical Medicine, profesor de virología molecular y microbiología, explora en su escrito por qué, desde 2015, hemos visto el declive de la cooperación y la cohesión global, en detrimento de aquellos programas que están destinados a beneficiar a las personas más vulnerables del mundo. Desafortunadamente, afirma Hotez, estos eventos globales negativos inician un ciclo interminable.

Los problemas en un país pueden conducir a brotes de enfermedades en otras naciones o regiones, pero pueden generar más problemas, como el impacto del coronavirus en la sociedad y la economía de China, que se ha sentido en todo el mundo. Centrándose en los factores sociopolíticos y ambientales que impulsan nuestras preocupaciones de salud global más controvertidas y urgentes, el científico estadounidense propone métodos históricamente probados para calmar las tensas relaciones internacionales mientras nos preparan para un futuro más seguro y saludable. Destaca la importancia del compromiso público para comunicar la urgencia de adoptar la ciencia en tiempos difíciles.

movimiento anticiencia - Peter Hotez
Los problemas en un país pueden conducir a brotes de enfermedades en otras naciones o regiones (Shutterstock)

En un reciente documento publicado en la revista científica The Lancet, Barry Bloom, profesor distinguido de Salud Pública de la Universidad de Harvard y reconocido pionero en el campo de la salud global, halagó el último libro de Hotez: “Se trata de una odisea personal moderna de un inspirador guerrero de la salud mundial que lleva al lector a través de los mundos de la salud global, las enfermedades de los empobrecidos y sus diversos contextos nacionales, hacia la diplomacia científica y hacia una visión para un futuro más saludable”.

“La tesis básica del libro es que la diplomacia científica, más específicamente la diplomacia de las vacunas, es valiosa para prevenir enfermedades infecciosas y como puente hacia la paz entre las naciones. Sus inspiraciones fueron particularmente Jonas Salk y Albert Sabin, cuyos ensayos de vacunas contra la poliomielitis en la Unión Soviética en la década de 1950 durante la guerra fría llevaron a cierto deshielo científico”, sintetiza.

Infobae se comunicó en exclusiva con el investigador quien desde Texas, Estados Unidos, abordó los puntos más importantes a la hora de hablar de anticiencias, vacunas y los tiempos que vendrán:

—¿Cómo afecta el movimiento anticiencia al trabajo de los científicos e investigadores de todo el mundo?

—En su peor expresión, el auge de la anticiencia crea una atmósfera de intimidación, especialmente para los científicos jóvenes y más comúnmente envía una señal desmoralizadora de que la ciencia y los científicos están subvalorados en la sociedad.

movimiento anticiencia - Peter Hotez
“Prevención de la próxima pandemia: diplomacia de las vacunas en tiempos de anticiencia”, el nuevo libro de Peter Hotez

—¿Se observa más este fenómeno a partir de la irrupción del COVID-19?

—La anticiencia estaba aumentando incluso antes del COVID-19, pero el coronavirus es un acelerante que busca desacreditar a los científicos. Muchas de las actividades de anticiencia fueron financiadas o apoyadas por grupos de ultraderecha e incluso tanques de pensamiento conservadores. Y ahora, el gobierno ruso bajo el liderazgo de Putin (Vladímir, presidente de la Federación de Rusia) ha sido demostrado por la inteligencia de los Estados Unidos y del Reino Unido que se ha embarcado en un programa sistemático de agresión contra la ciencia y los científicos. Algunos incluso han acuñado el término “comunicación de salud armada” para describir las actividades de anticiencia rusas. El COVID-19 muestra cómo el movimiento anticiencia causa muertes en el mundo.

—¿Qué métodos históricamente probados para desactivar las tensas relaciones internacionales propone en su libro?

—Lamentablemente, los enfoques históricos para combatir las actividades de la antigüedad no son tan importantes, dado que ahora debemos lidiar con la agresión en Internet y las redes sociales. Esto tiene un efecto amplificador extraordinario. Me preocupa la globalización de la anticiencia que comenzó por primera vez en los Estados Unidos especialmente aquí en Texas.

movimiento anticiencia - Peter Hotez
El doctor Hotez es un médico-científico reconocido internacionalmente en enfermedades tropicales desatendidas y desarrollo de vacunas (Wikipedia) (Larry D. Moore/)

—¿Cómo recomienda luchar contra los movimientos antivacunas?

—Creo que necesitamos un grupo de trabajo de interagencias de las Naciones Unidas para abordar esto, no sólo la Organización Mundial de la Salud (OMS), sino todas las agencias y el Banco Mundial también, necesitamos abordar la agresión rusa de anticiencia en el Consejo de Seguridad de la ONU.

—¿Cuál será la próxima pandemia y cómo podemos prevenirla?

—Todavía tenemos un largo camino para combatir este problema actual surgido por el virus SARS-CoV-2, especialmente en América Latina y África. Los responsables de las políticas científicas estaban tan fijos en la innovación que nadie se dio cuenta de que esas nuevas tecnologías serían inadecuadas para hacer vacunas suficientes para 1.1 mil millones de personas en África Subsahariana o para las 650 millones de personas en América Latina. Nuestra esperanza es que nuestra vacuna con proteínas recombinantes de bajo costo para el COVID-19 ayude a acortar la brecha, ahora se está acelerando para la producción en India y estamos buscando vías para aumentar la producción en América Latina también.

SEGUIR LEYENDO:

¿Se podría generar en la Argentina una variante local del coronavirus?

Expertos resaltaron la importancia de ventilar los ambientes ante la transmisión aérea del COVID-19

¿La segunda ola de COVID-19 ya llegó?: fuerte salto en los casos, vacunas diferidas y la cercanía del invierno

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba