Deportes

Argentinos debutó con una victoria ante Nacional de Montevideo en la Copa Libertadores

var opta_settings = { subscription_id: "0ce911759cb7a972c7849a33fa0ba29d", language: "es_CO", timezone: "user" }; var _optaParams = { custID: "0ce911759cb7a972c7849a33fa0ba29d", language: "es_CO", timezone: -3, callbacks: [OptaCustomv2AfterInitCallback] };

Luego de 10 años de ausencia, Argentinos volvió a la Copa Libertadores y tuvo su debut en el Grupo F ante Nacional de Montevideo. A pesar de la década olvidada, en el equipo de La Paternal hubo un sobreviviente: Miguel Torrén, quien tuvo como objetivo principal desactivar el peligro que intentaron gestar el trinomio compuesto por Andrés D’Alessandro, Gonzalo Bergessio y Leandro Fernández.

El partido comenzó con un ritmo friccionado. Sin un dominador claro, lo único perceptible en los primeros movimientos fue la presión constante de ambos equipos que privaron la creación de situaciones ofensivas.

Como no podía ser de otra manera, el marcador se abrió a través de una pelota parada ocasionada por una de las tantas infracciones que cometió el combinado uruguayo. En la vía aérea, Elías Gómez envió un centro venenoso hacia la cabeza de Carlos Quintana; el defensor ganó en el área rival y el paraguayo Gabriel Ávalos capitalizó la salida dubitativa de Guillermo Centurión. El Bicho se puso en ventaja por la actitud agresiva que demostró durante los primeros 25 minutos.

La reacción charrúa llegó mediante la velocidad de Brian Ocampo. El atacante desarticuló a la defensa local por el sector derecho y buscó asociarse con Fernández y Bergessio para llegar al gol. En una ocasión el ex Inter de Porto Alegre no logró impactar el centro de su compañero, mientras que Lavandina consiguió cabecear una pelota que hizo lucir a Lucas Chaves. Algún tiro libre a cargo de D’Alessandro también representó otra situación de riesgo, pero el Cabezón no se mostraba fino con su tradicional Boba.

En el complemento la tensión fue en aumento y el desenlace se mostraba cada vez más imprevisible. El duelo de ida y vuelta hacía suponer la llegada de un nuevo grito, pero el ritmo del pleito indicaba que cualquiera podía llegar a la red. Además, la expulsión de Carlos Quintana debilitó sensiblemente al conjunto liderado por Gabriel Milito. Incluso un tiro libre de Leandro Fernández despertó suspiros en el Diego Armando Maradona, dado que el remate del ex Independiente se fue a centímetros del palo derecho de Chaves.

En una de las últimas escenas Emanuel Herrera tuvo la oportunidad de liquidar el compromiso. El ex Sporting Cristal se adueñó de una pelota en el área rival, enganchó para sacarse de encima a su marca y fusiló a Centurión con un disparo que rebotó contra el travesaño. Fue una amenaza del reemplazante de Gabriel Ávalos, dado que unos instantes más tarde volvió a repetir la jugada, aunque en su segunda intervención consiguió darle el destino deseado al balón: 2 a 0.

Con la victoria, Argentinos comenzó con el pie derecho su incursión en la competición internacional. Con los tres puntos garantizados, el Bicho se subió a la cima de su zona a la espera de lo que sucederá el jueves por la noche, cuando Atlético Nacional reciba en Colombia a la Universidad Católica. Con tres campeones de la Copa Libertadores dentro del mismo grupo, la llave promete ser una de las zonas más parejas que se verá dentro del máximo torneo continental.

Estadio: Diego Armando Maradona

Árbitro: Víctor Carrillo (Perú)

Televisación: ESPN

Tabla de posiciones:

SEGUIR LEYENDO:

Todo lo que hay que saber del inicio de la fase de grupos de las copas Libertadores y Sudamericana

Boca confirmó la lesión de Mauro Zárate: cuánto tiempo estará alejado de las canchas

River se prepara para su debut en la Copa Libertadores: las dudas de Gallardo y las sorpresas en la lista de buena fe

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba