Agro

Las cinco claves sobre el conflicto entre el Gobierno y el campo por el cierre de las exportaciones de carne vacuna

Alberto Fernandez con la mesa de Enlace
La última reunión de AlbertoFernández con la Mesa de Enlace. El cierre de la exportación de carne vacuna, abrió un nuevo foco de conflicto.

Hace tiempo que no existía en la cadena agroindustrial un rechazo tan amplio a una medida del Gobierno. Todos los actores que la conforman salieron en las últimas horas a manifestarse en contra del cierre de las exportaciones de carne vacuna por 30 días y los sectores gremiales que representan a los productores realizarán una medida de fuerza durante nueve días.

En una Argentina con muchas necesidades de dólares de la exportación, donde la carne vacuna aportó casi USD 3.000 millones en divisas en 2020, frenar la comercialización de carne al mundo no es una buena señal a los importadores que necesitan que el país sea un abastecedor confiable y lo mismo sucede con la cadena que necesita de previsibilidad y reglas claras para aumentar los niveles de inversión y productividad, para que no se resienta el abastecimiento del mercado interno y externo.

Además de transformarse en un productor de carne de alta calidad, la Argentina está entre los mayores consumidores de proteínas de origen animal, con un consumo de 117 kg anuales per cápita, sumando carne vacuna, porcina y aviar. Según la Mesa de las Carnes, a nivel interno el consumo de carne bovina es de casi 48 kg per cápita y puede exportar el 30% del total de la producción.

“Estos números demuestran que el país no tiene un problema de abastecimiento de carne, el problema es de acceso, incluso cuando Argentina tiene la carne más barata del mundo. La realidad es que los argentinos venimos perdiendo poder adquisitivo desde hacer tres años, por lo que cada vez nos cuesta más comprar alimentos, combustible, vestimenta, no sólo carne”, dijeron desde dicho espacio.

Es por eso que hay una coincidencia en el ámbito privado que un freno a las exportaciones de carne vacuna no logrará evitar que haya inflación ni que bajen los precios de la carne de manera duradera. En el mediano plazo no sólo los precios habrán subido, sino que habrá menos producción, empleo y exportación.

Alberto Fernández, presidente de la Nación. (EFE/EPA/YOAN VALAT/Archivo)
Alberto Fernández, presidente de la Nación. (EFE/EPA/YOAN VALAT/Archivo) (YOAN VALAT/)

Si bien hasta el momento no se publicó la Resolución oficial que reglamente el cierre de las exportaciones, ya hay productores que decidieron por el momento frenar sus inversiones, hay remates que estaban programados para los próximos días que ya se suspendieron y el temor que hay que una medida de este tipo pueda provocar una vez más una menor oferta de hacienda en el mercado, que derive en una suba de los precios al consumidor. En ese escenario de conflicto, habrá que tener en cuenta cinco claves:

– El sorpresivo anuncio

En la noche del pasado martes, Alberto Fernández le comunicaba a los frigoríficos exportadores en forma sorpresiva la instrumentación de un conjunto de medidas de emergencia tendientes a “ordenar el funcionamiento del sector, restringir prácticas especulativas, mejorar la trazabilidad de las exportaciones y evitar la evasión fiscal en el comercio exterior. Mientras se terminan de implementarse tales medidas, se decidió cerrar las exportaciones de carne vacuna por un período de 30 días”.

Horas más tarde, en declaraciones radiales, el presidente justificó la decisión. Al respecto, dijo: “El tema de la carne se desmadró. Cuando uno mira el escenario que había quedado en 2015 y el que recibimos en 2019, se da cuenta que lo único que cambió es que se le dio total apertura al sector; y que no aumentaron la cantidad de toneladas, no aumentaron la cantidad de cabezas, que cada vez es menor el peso del novillo que se faena, lo único que aumentó fue el precio de la carne, que pasó de 250 a alrededor de 800 pesos el kilo de asado. Eso quiere decir que no es verdad que la apertura y la libertad favorece a los mercados; favorece a los más poderosos”.

– El amplio rechazo

No solamente la cadena de ganados y carnes se pronunció en contra del cierre de las exportaciones y pidiendo que se deje sin efecto la medida, sino el Gobierno fue cuestionado por los gobernadores de Santa Fe y Córdoba, que ya plantearon en las últimas semanas sus diferencias con Alberto Fernández por la demora en la Cámara de Diputados del tratamiento de la prorroga de la Ley de Biocombustibles, que ya tiene una media sanción del Senado aprobada por unanimidad.

La Mesa de Enlace convocó una medida de fuerza por nueve días. (Gustavo Gavotti)
La Mesa de Enlace convocó una medida de fuerza por nueve días. (Gustavo Gavotti)

También hay que resaltar las críticas que surgieron desde sectores como las Bolsas de Comercio y Cereales de todo el país, de las cuatro cadenas de cultivos y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), entre otras entidades.

– El campo va al paro

Luego de más de una hora de reunión virtual, los integrantes de la Mesa de Enlace decidieron organizar un cese de comercialización de todas las categorías de hacienda vacuna, desde la 0 hora del jueves 20 de mayo hasta las 24 horas del viernes 28 de mayo, en rechazo al cierre de las exportaciones de carne vacuna.

Los dirigentes del campo anunciaron que la medida de fuerza tendrá una contundencia sin la necesidad de tener que hacer controles, ya que existe un convencimiento en toda la cadena de acompañar el cese de comercialización. También señalaron que el paro lanzado en el día de ayer es el comienzo de un paquete de medidas. En el caso de no conseguir una respuesta clara y concreta del Gobierno, que responda a los pedidos del sector, se podría profundizar el reclamo.

Presentación Pelegrina carne
El comportamiento el precio de la carne vacuna durante el cierre de las exportaciones de carne en 2006. (Sociedad Rural Argentina) (Sebastian Catalano/)

Es muy grande el malestar de los dirigentes y productores con el Gobierno. En ese sentido, advierten que este tipo de medidas ya se aplicaron en el pasado y no lograron frenar la inflación, sino todo lo contrario, ya que el precio de la carne al mostrador aumentó en medio de una caída significativa de la oferta, como consecuencia del cierre de las exportaciones. Ahora el temor que hay en el sector agropecuario, es que la historia se repita.

Además, los dirigentes de la Mesa de Enlace todavía se acuerdan que Alberto Fernández se comprometió en campaña no volver a las políticas que se aplicaron en los gobiernos kirchneristas de intervención en los mercados, y además dijo que todo lo concerniente a la política agropecuaria se iba a dialogar y consensuar con los representantes de los productores. Nade de eso sucedió hasta el momento.

– El temor a volver al pasado

En todos los pronunciamientos estuvo presente el recuerdo de lo que sucedió a partir de 2006 cuando el ex presidente Néstor Kirchner adoptó la misma medida temporal, que no logró frenar a la inflación, sino todo lo contrario, el precio de la carne al consumidor siguió subiendo.

El alejar a la Argentina del mundo, significó que el mercado terminó siendo intervenido por 9 años. Los resultados, según la Mesa de las Carnes: el precio del kilo de asado pasó de USD 2,70 en 2006 a USD 8 en 2012; las exportaciones cayeron a menos de la mitad; se cerraron 123 frigoríficos; se perdieron 15.000 puestos de trabajo directo y 50.000 indirectos; y miles de productores abandonaron la ganadería.

Presentación Pelegrina carne
El impacto del cierre de las exportaciones de carne vacuna en 2006 (Sociedad Rural Argentina) (Sebastian Catalano/)

Por otro lado, el ex ministro de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, recordó que el volumen exportado cayó un 70%, no se cumplió con la Cuota Hilton por 9 años, en 2015 la Argentina exportaba 170 mil toneladas por año, y se ubicaba en el puesto 13 del ranking de exportadores de mundo y en 2019 las mismas alcanzaron las 770 mil toneladas y el país se transformó en el quinto exportador mundial.

– Pedido de diálogo

“Tal como sucedió con las exportaciones de maíz, el Gobierno se está acostumbrando a pegarte un golpe y luego negociar”, comentó ayer un dirigente de la cadena agroindustrial a este medio. Mientras los dirigentes y productores preparan la puesta en marcha de la protesta gremial, en las últimas horas se empezó a construir un espacio de diálogo que podría concretarse en las próximas horas.

Integrantes del Consejo Agroindustrial Argentino, una estructura conformada por más de 60 entidades de la cadena agroindustrial que viene trabajando desde hace casi un año junto al Gobierno en el armado de un proyecto de ley para aumentar las exportaciones, elevaron una carta a funcionarios nacionales donde manifestaron su preocupación y rechazo al cierre de las exportaciones de carne vacuna por 30 días.

En la nota también reclamaron una audiencia con carácter de urgente, “con el objetivo de generar un ámbito de discusión de alternativas que no impliquen un retroceso en el camino de diálogo y búsquedas de consensos que venimos desarrollando”.

Todos apuestan al diálogo, aunque muchos desconfían. Desde la Mesa de Enlace aseguraron ayer que hasta el momento las reuniones que se realizaron con el Gobierno no generaron las medidas que el campo está necesitando para mejorar su competitividad y expresar todo su potencial. Más aún, cuando en la coalición del Frente de Todos hay sectores que promueven un acercamiento con la producción y otras estructuras del oficialismo tienen objetivos contrarios.

SEGUIR LEYENDO

El precio de la carne, eje de la nueva crisis entre el Gobierno y el campo: suba sin freno y cómo impactó la disparada del dólar del año pasado

Mesa de Enlace: “No se nos escucha y se nos usa como cortina de humo para tapar otros problemas”

La canasta básica total aumentó por encima de la inflación en el último año y una familia necesitó $ 62.958 en abril para no ser pobre

La crisis del sector inmobiliario: por qué creció un 300 por ciento la donación de propiedades en medio de la pandemia

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba