Salud

¿El progreso de la ciencia en peligro? Cuál es el riesgo de que los científicos no puedan viajar por la pandemia de COVID-19

Las restricciones de viajes por el COVID-19 afectan día a día a los científicos e investigadores de todo el mundo (Foto: REUTERS/Toby Melville)
Las restricciones de viajes por el COVID-19 afectan día a día a los científicos e investigadores de todo el mundo (Foto: REUTERS/Toby Melville) (TOBY MELVILLE/)

Un documento publicado en la reconocida revista científica Nature se refirió a las consecuencias de la pandemia por COVID-19 en los viajes de los científicos e investigadores alrededor del globo.

El periodista especializado de Billings, Montana, Chris Woolston, advirtió: “La pandemia de COVID-19 ha interrumpido gravemente la movilidad de los científicos, como lo demuestra el reciente anuncio de empleo de McCulloch, publicado en abril en Twitter”. Según aclara, por lo general, McCulloch necesita buscar personas capaces y dispuestas a ayudarlo con su controvertido trabajo en la Universidad de Plymouth, Reino Unido. Su objetivo es aprovechar la relatividad para impulsar cohetes a través del espacio sin la necesidad de un empuje hacia atrás, un enfoque con una buena cantidad de detractores. Pero las restricciones fronterizas relacionadas con la pandemia significaron que tenía que limitar su búsqueda al Reino Unido. Esas restricciones ahora se han aliviado un poco, pero McCulloch no está seguro de lo que eso significa para su búsqueda. “Es muy importante para mí tener una amplia gama de países desde los que reclutar”, afirma.

Su última búsqueda de un postdoctorado dio con un solo investigador calificado y disponible, que era de España. “Trataré de cubrir el puesto de una forma u otra”, se lamenta. Se espera que el Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea complique la movilidad de la investigación, particularmente si los científicos jóvenes en Europa prevén enredos burocráticos asociados con tener que mudarse, pero McCulloch cree que las restricciones relacionadas con la pandemia serán un problema mayor.

Según advierte el paper científico, más de un año después de los primeros bloqueos y cierres de fronteras, los científicos de todo el mundo todavía están lidiando con los impactos de la pandemia en la movilidad. Los investigadores están navegando por un mundo donde las reglas y los desafíos parecen estar en constante cambio. Ya sea que estén atrapados lejos de casa, separados de los miembros del equipo o forzados a repensar su enfoque para el reclutamiento, están tratando de mantener su ciencia avanzando.

Más de un año después de los primeros bloqueos y cierres de fronteras, los científicos de todo el mundo todavía están lidiando con los impactos de la pandemia en la movilidad (Foto: REUTERS/Agustín Marcarian)
Más de un año después de los primeros bloqueos y cierres de fronteras, los científicos de todo el mundo todavía están lidiando con los impactos de la pandemia en la movilidad (Foto: REUTERS/Agustín Marcarian) (AGUSTIN MARCARIAN/)

Futuro incierto

La mayoría de los científicos lograron mantenerse productivos en el primer año de la pandemia, pero la relativa falta de movilidad de la empresa científica mundial tendrá impactos duraderos que podrían transformar la investigación y la colaboración, advierte Giorgio Marinoni, gerente de educación superior e internacionalización en la Asociación Internacional de Universidades (IAU), una organización no gubernamental con sede en París que promueve la cooperación global en la educación superior.

Al experto le preocupa que las interrupciones en los viajes puedan sofocar las carreras de los científicos jóvenes. “Para un investigador joven, la movilidad es parte de la carrera”, dice. “Podríamos estar dirigiéndonos hacia un futuro en el que no exista una comunidad de investigación tan global”.

“La pandemia amenaza con deshacer gran parte del progreso hacia la globalización científica”, coincide el secretario general de la IAU, Hilligje van’t Land. Los investigadores de países económicamente desfavorecidos serán los más afectados, añade. “No tienen forma de viajar, y es posible que no tengan una vacuna por un tiempo dependiendo de dónde sean”. Y eso no sólo limitará sus propias oportunidades, sino que también privará al sistema de sus contribuciones y conocimientos. “Podríamos estar viendo el comienzo de una gran tragedia. Si no pueden venir hoy, es posible que nunca puedan hacerlo. Eso es algo muy dañino para el futuro de la investigación“, cree van’t Land.

La pandemia amenaza con deshacer gran parte del progreso hacia la globalización científica (Foto: REUTERS/Lucas Jackson)
La pandemia amenaza con deshacer gran parte del progreso hacia la globalización científica (Foto: REUTERS/Lucas Jackson) (LUCAS JACKSON/)

La movilidad es difícil de cuantificar y es poco probable que se conozcan los impactos completos durante años, opina Marinoni. La IAU está llevando a cabo una encuesta que intentará capturar algunas de las consecuencias de los cierres de fronteras, los cierres de fronteras y las restricciones de viaje. Espera publicar los resultados en octubre, se detalla en Nature. Pero los números, ya sea que sigan los movimientos de los investigadores, las publicaciones o los factores de impacto, no contarán toda la historia, dice Marinoni. “Si se está enfocando solo en esos indicadores, se está perdiendo gran parte de la imagen de la colaboración internacional”, dice.

Los números, por ejemplo, no captarían el dilema al que se enfrentó Anila Ajayan, una ecologista en Wuhan, China, la ciudad ampliamente considerada como el punto de partida de la pandemia. Ajayan, que es de India, había estado en Wuhan solo un par de meses para su posdoctorado en el Instituto de Hidrobiología cuando la ciudad se cerró en enero de 2020. Otros países todavía aceptaban viajeros de China y muchos de los colegas internacionales de Ajayan. Decidieron regresar a casa mientras pudieran. Ajayan optó por quedarse. Le preocupaba poder llevar consigo el virus sin saberlo, y también temía no poder regresar a China si se marchaba.

Esa preocupación resultó estar justificada: China continúa prohibiendo a casi todos los viajeros extranjeros, incluidos los miles de estudiantes de doctorado y posdoctorados que se fueron durante la pandemia y ahora no pueden regresar. “La mayoría de mis amigos decidieron irse y no pudieron regresar”, lamentó Ajayan. Se sentía sola y lejos de casa, pero en junio de 2020, cuando se aliviaron las restricciones de viaje dentro de China, pudo reanudar su investigación, que requiere un asistente para recolectar muestras de agua de los tramos superiores del río Yangtze.

Ajayan planea regresar a la India una vez que termine su posdoctorado en julio, pero reconoce que podría tener que esperar hasta que el aumento de infecciones en su país de origen finalmente disminuya. “Soy optimista de que la situación podría estar más bajo control a medida que más personas se vacunen”, soslaya. Si las tasas de casos siguen siendo altas, está dispuesta a pasar unos meses más viviendo y trabajando en Wuhan.

China continúa prohibiendo a casi todos los viajeros extranjeros, incluidos los miles de estudiantes de doctorado y posdoctorados que se fueron durante la pandemia y ahora no pueden regresar (Foto: EFE/Rodrigo Sura/Archivo)
China continúa prohibiendo a casi todos los viajeros extranjeros, incluidos los miles de estudiantes de doctorado y posdoctorados que se fueron durante la pandemia y ahora no pueden regresar (Foto: EFE/Rodrigo Sura/Archivo) (EFEI0023/)

Mientras que Ajayan podía permanecer en su lugar, algunos investigadores se vieron obligados a cruzar fronteras, en ocasiones con un gran riesgo personal. Sergio Ramos, un ecologista vegetal mexicano de la Universidad de Pittsburgh en Pensilvania, se fue a Suiza en marzo de 2020 para lo que pensó que sería una visita de trabajo de 10 días. Mientras estuvo allí, Estados Unidos prohibió la entrada a Europa a todos los viajeros que no fueran estadounidenses, lo que lo dejó varado de su puesto postdoctoral. Se decidió a regresar a los Estados Unidos. “Estaba sintiendo la presión. Estaba seguro de que perdería mi trabajo si no regresaba”.

Después de tres meses de incertidumbre, confusión y consultas con las autoridades, Ramos encontró una solución. México aceptaba viajeros de Europa y Estados Unidos aceptaba viajeros de México. Voló a la Ciudad de México, con la intención de permanecer en cuarentena allí durante dos semanas antes de volar a Pittsburgh. Al no encontrar un lugar para quedarse en la Ciudad de México, viajó casi 900 kilómetros para quedarse con sus padres en la localidad de San Cristóbal de las Casas, donde rápidamente contrajo COVID-19. “El virus me estaba esperando”, alerta.

Le tomó un mes recuperarse por completo, pero Ramos finalmente regresó a Pittsburgh a mediados de julio, retrasado pero decidido a volver al trabajo. Tuvo que cancelar un proyecto a gran escala, pero pudo completar algunos experimentos y enviar un artículo para su publicación. Ahora ha solicitado varios puestos postdoctorales en Europa y espera partir a Suiza a principios de junio, si se le permite, idealmente con un puesto ya asegurado. El 19 de mayo, la UE dijo que para el 24 de mayo comenzaría a aceptar incondicionalmente a todos los viajeros que estén completamente vacunados con productos aprobados por la Agencia Europea de Medicamentos; estos incluyen los fabricados por Pfizer – BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson. Los viajeros deberán participar en el programa europeo de certificados ecológicos digitales.

Panorama incierto

Aunque algunos investigadores están comenzando a recuperar el equilibrio, otros permanecen en el limbo. En 2019, Elisabeth Schober, antropóloga de la Universidad de Oslo, obtuvo una prestigiosa ‘subvención inicial’ de cinco años del Consejo Europeo de Investigación para estudiar las culturas de varias ciudades portuarias de todo el mundo. Ella eligió a su equipo, pero cuatro de sus cinco colaboradores quedaron excluidos del país cuando Noruega cerró sus fronteras en enero de 2021. En lugar de reunirse en persona para planificar viajes de campo a Busan en Corea del Sur o Rotterdam en los Países Bajos, el equipo se reúne ocasionalmente en Zoom para que el proyecto siga funcionando. El gobierno noruego ahora permite la entrada de investigadores extranjeros caso por caso, y Schober ha comenzado a investigar el proceso de solicitud. “El grupo todavía está disperso en varios lugares.

EFE/André Coelho/Archivo
EFE/André Coelho/Archivo (Andre Coelho/)

En teoría, según Schober, podría tomar un vuelo a Busan cualquier día. (Corea del Sur admite actualmente a viajeros que dan negativo en la prueba de COVID-19). Pero la pandemia tiene una forma de arruinar los planes. Si se iba pronto, tendría que estar en cuarentena durante dos semanas cuando llegara, una perspectiva desagradable dado que viajaría con sus dos hijos pequeños. Además, lo mismo que se supone que debe estudiar, la vida social en las comunidades que rodean el puerto, esencialmente se ha desvanecido. “El tiempo del contrato avanza”, manifestó. “Parece que todos estamos volando a ciegas aquí en términos de tomar decisiones”.

En Australia, de acuerdo a Nathan Kilah, químico de la Universidad de Tasmania en Hobart, la pandemia ha creado una dinámica inusual. Algunas instituciones están en crisis financiera y han recortado las becas; otros tienen puestos vacantes que no pueden cubrir, gracias a cierres fronterizos y encierros. Al igual que McCulloch, Kilah está tratando de cubrir un puesto, en su caso, un puesto para un estudiante de doctorado, en un momento en que la gente del extranjero no puede ingresar al país. “He anunciado puestos similares en el pasado y tuve hasta 50 o más candidatos de todo el mundo”, dice. “En este caso, puse el especificador ‘debe estar en Australia’”. Los fondos y el puesto desaparecerán si no puede encontrar a la persona adecuada para fin de año.

La pandemia está a punto de aplastar los sueños de al menos un joven científico esperanzado. Hace más de dos años, Kilah ofreció una beca a un posible estudiante de doctorado de Pakistán. Después de muchos meses de espera, la estudiante finalmente obtuvo la visa de viaje necesaria, pero no ha podido ingresar al país debido al cierre de la frontera. La oferta de beca expirará el 1 de junio.

Australia es conocida por su sólida empresa científica internacional. Con un 27% de sus estudiantes del extranjero, tiene la proporción más alta de estudiantes internacionales y casi la mitad (45%) de los académicos nacieron en otro lugar. Pero Kilah dice que los estrictos controles fronterizos que Australia ha impuesto para evitar el virus están dañando la reputación del país como un destino principal para los investigadores. “Limitar nuestro talento investigador debilita nuestra capacidad y amplitud de investigación, el alcance de la colaboración futura y el alcance de nuestra ciencia”.

La empresa científica mundial sufrirá si los investigadores internacionales continúan estancados en sus propios países, advierte van’t Land. “Nadie sabrá lo que podría haber aportado una persona si hubiera llegado a ese puesto”, agregó. “Afecta a todo el mundo”.

SEGUIR LEYENDO:

Choque de pandemias: científicos descubrieron que el COVID-19 estimula la diabetes

¿Se acerca el final de la pandemia? Un científico irlandés revela a Infobae qué esperar en los próximos meses

En una carta abierta, científicos de todo el mundo rechazaron el informe de la OMS sobre el origen del COVID-19 y exigieron una nueva investigación

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba