Salud

Cómo es el estudio más grande del mundo que rastreará durante décadas los efectos físicos y mentales de la pandemia

coronavirus - long covid
Renania de los Centros Alemanes de Investigación en Salud (DZG) es uno de los estudios de salud más grandes del mundo (Getty) (Luis Alvarez/)

Cada quince minutos, tres individuos enmascarados ingresan en tropel a dos centros de investigación en los suburbios de Bonn, Alemania, para participar en un estudio que está determinando si las personas tienen anticuerpos contra el coronavirus COVID-19. Con 28 mililitros menos de sangre, los participantes salen por una puerta separada y sabrán si han sobrevivido a una infección por coronavirus. Forman parte de una cohorte de población denominada Estudio de Renania y han estado yendo a los centros seis días a la semana desde abril del año pasado. Alrededor de 5.000 personas de la región han donado plasma sanguíneo a la iniciativa hasta el momento.

Renania de los Centros Alemanes de Investigación en Salud (DZG) es uno de los estudios de salud más grandes del mundo. Examina qué factores protectores y de riesgo influyen en la salud de los adultos a lo largo de su vida y hasta la vejez. La interacción de los factores genéticos, el estilo de vida y las influencias ambientales, así como sus efectos en la salud de las personas, se examinarán en hasta 30.000 participantes durante varias décadas. El estudio está financiado por el Ministerio Federal de Educación e Investigación y el estado de Renania del Norte-Westfalia. La jefa del estudio de Renania es la neuroepidemióloga Monique MB Breteler, directora de investigación en salud relacionada con la población en la DZNE y también profesora en la Universidad de Bonn.

El esfuerzo, dirigido por la epidemióloga Breteler, es uno de varios estudios de cohortes a largo plazo que originalmente se centraron en otras enfermedades, pero que rápidamente se han reutilizado para estudiar el coronavirus. Las cohortes de población recopilan información genética, de salud y de estilo de vida de miles de personas durante años o incluso décadas para averiguar qué factores genéticos y ambientales están en connivencia para aumentar el riesgo de enfermedades. El Estudio de Renania se creó en 2016 para estudiar los trastornos neurodegenerativos, como la enfermedad de Alzheimer.

Monique Breteler
La jefa del estudio de Renania es la neuroepidemióloga Monique MB Breteler, directora de investigación en salud relacionada con la población en la DZNE y también profesora en la Universidad de Bonn (Estudio Renania)

A largo plazo, podrán rastrear las consecuencias físicas, mentales y socioeconómicas de la pandemia y permitir que los científicos aborden cuestiones como si la exposición al virus aumenta los riesgos para la salud en el futuro. “Por un lado, pueden ayudarnos a comprender por qué algunas personas no presentan síntomas mientras que otras se enferman gravemente”, dice Breteler. Este conocimiento podría, por ejemplo, informar las decisiones sobre quién debe vacunarse primero una vez que se disponga de lotes limitados de vacunas, dice.

Para ello, se tomaron y analizaron muestras de sangre. Si los resultados iniciales eran positivos, estas muestras se sometían a testeos adicionales mediante una llamada “prueba de neutralización por reducción de placa” para garantizar que los anticuerpos detectados se dirigieran específicamente contra el SARS-CoV-2 y no contra otros coronavirus que, por ejemplo, pudieran desencadenar resfriados comunes. En estos análisis, el equipo operó con el Instituto de Virología de la Charité de la Universidad de Berlín.

“Estos estudios ocurrieron durante la primera ola de la pandemia. Por tanto, el número de personas que ya se habían infectado en ese momento era relativamente bajo. Mientras que ahora tenemos una situación diferente “, explica Breteler.

No obstante sus resultados sugieren que el procedimiento de una sola etapa ampliamente utilizado para “detectar anticuerpos del SARS-CoV-2 mediante inmunoensayo es insuficiente para identificar de manera confiable una infección transmitida -continúa-. En cualquier caso, en nuestra muestra, solo alrededor de un tercio de los las personas que dieron positivo en realidad tenían anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2. Esto debe tenerse en cuenta en los estudios de inmunidad. En mi opinión, un procedimiento de prueba de varias etapas como el que usamos es muy recomendable”.

Sin embargo, estos datos del estudio no permiten inferencias directas sobre la medida en que la disminución de los anticuerpos afecta la respuesta inmune. “La disminución de anticuerpos -dice- parece ocurrir con relativa rapidez. Sin embargo, el sistema inmunológico tiene otras herramientas para combatir los patógenos. Los anticuerpos son sin duda relevantes, pero son solo parte de un arsenal más grande. Otros estudios sugieren que otro componente, que llamamos la respuesta inmune celular, puede persistir a pesar de la caída de los niveles de anticuerpos”. De hecho, se sabe poco sobre la durabilidad de la inmunidad al SARS-CoV-2 después de la infección. Esto también puede depender de la variante particular del virus.

coronavirus - long covid
El esfuerzo, dirigido por la epidemióloga Breteler, es uno de varios estudios de cohortes a largo plazo que originalmente se centraron en otras enfermedades, pero que rápidamente se han reutilizado para estudiar el coronavirus (Getty) (janiecbros/)

“Por parte del Estudio de Renania, tenemos la intención de seguir rastreando el desarrollo de la pandemia y sus efectos en la salud mental y física de la población. Nuestro estudio es la base para esto -explica Breteler-. En última instancia, queremos ayudar a comprender mejor por qué algunas personas ni siquiera notan una infección y otras se enferman gravemente”.

Con este fin, los investigadores se basan en el conjunto de datos del propio estudio que, gracias a su antigüedad y minuciocidad recopila amplios datos sobre la salud y el estilo de vida de todos los participantes, por ejemplo, sobre sus recuentos sanguíneos, composición corporal, función cardiovascular, así como sobre el sueño, la dieta y la actividad física. “Tenemos información de antecedentes sobre todos los participantes del estudio que es relevante para la salud. Esto podría ser clave para comprender las consecuencias de la infección por SARS-CoV-2 y puede ayudar a identificar los factores de riesgo”, advierte Breteler.

-Los anticuerpos tienen un comportamiento errático por lo que sabemos hasta hoy, ¿verdad?

-Así es. Las muestras de sangre tomadas el año pasado indican que un componente importante de la inmunidad, los niveles de anticuerpos neutralizantes específicos contra el coronavirus, habían disminuido en la mayoría de los participantes del estudio con una infección previa después de cuatro a cinco meses. En algunos, los títulos de anticuerpos incluso cayeron por debajo del límite de detección. Estos resultados los publicamos en la revista científica Nature Communications, y creemos que sientan las bases para los estudios de seguimiento planificados.

-¿Se han detectado situaciones de completa neutralización?

-Pocas. Los anticuerpos son proteínas producidas por el sistema inmunológico con las que el organismo humano se defiende de los patógenos. En 22 participantes del estudio, se pudieron detectar anticuerpos neutralizantes y, por lo tanto, particularmente efectivos, que previenen directamente la entrada de SARS-CoV-2 en las células. Esto indica un contacto previo con el virus. La mayoría de estas personas informaron haber experimentado solo un curso leve o incluso asintomático de la enfermedad. Se volvieron a analizar aproximadamente de cuatro a cinco meses después de la muestra de sangre inicial. En la mayoría de estas personas, los niveles de anticuerpos habían disminuido y en cuatro individuos ya ni siquiera se podían detectar anticuerpos.

coronavirus - long covid
“Por parte del Estudio de Renania, tenemos la intención de seguir rastreando el desarrollo de la pandemia y sus efectos en la salud mental y física de la población" (Getty) (DusanManic/)

-¿Aún no es posible inferir la durabilidad de los síntomas a partir del comportamiento de los anticuerpos?

-Los datos con que contamos no permiten inferencias directas sobre la medida en que la disminución de los anticuerpos afecta la respuesta inmune. La disminución de anticuerpos parece ocurrir con relativa rapidez. Sin embargo, el sistema inmunológico tiene otras herramientas para combatir los patógenos. Los anticuerpos son sin duda relevantes, pero son solo parte de un arsenal más amplio. Otros estudios sugieren que otro componente, al que llamamos respuesta inmune celular, puede persistir a pesar de la disminución de los niveles de anticuerpos.

-¿Se sigue sabiendo poco de la durabilidad de la inmunidad?

-De hecho, esto también puede depender de la variante particular del virus. Por parte del Estudio de Renania, tenemos la intención de seguir rastreando el desarrollo de la pandemia y sus efectos en la salud mental y física de la población. En última instancia, queremos ayudar a comprender mejor por qué algunas personas ni siquiera notan una infección y otras se enferman gravemente. Tenemos información de antecedentes sobre todos los participantes del estudio que es relevante para la salud. Esto podría ser clave para comprender las consecuencias de la infección por SARS-CoV-2 y puede ayudar a identificar los factores de riesgo.

-¿La durabilidad de los síntomas, entonces, podrían estar asociados a esa mutabilidad de la presencia fuerte de anticuerpos?

-Es una posibilidad, pero aún estamos tratando de entender. Nos preocupa la irregularidad indefinida en que se presentan los síntomas, el modo en que enferman las personas de una manera bastante imprevisible, y las secuelas, que se presentan en algunos casos de alarmante duración. Un dilema que nos perturba, porque desconocemos qué nos espera cuando se salga de la pandemia propiamente dicha y nos enfrentemos a las mutilaciones que nos deje esta guerra.

SEGUIR LEYENDO:

Los casos leves de COVID-19 generarían anticuerpos duraderos, sugiere un estudio publicado en Nature

Un estudio en Italia concluyó que los anticuerpos contra el COVID-19 permanecen en el cuerpo durante ocho meses

Las pruebas de anticuerpos, ¿serán la revolución que nos permitirá salir de la pandemia?

Por qué el análisis de los niveles de anticuerpos pueden ser de gran ayuda para las personas infectadas con COVID-19 y los vacunados

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba