Salud

El lado B del COVID-19: el costo de la salud mental

El aislamiento social y los factores económicos estresantes asociados con COVID-19 han empeorado la salud mental de las personas
El aislamiento social y los factores económicos estresantes asociados con COVID-19 han empeorado la salud mental de las personas (Getty Images/iStockphoto/)

Por mucho tiempo se pensó a la pandemia de COVID-19 como un asalto contra la salud física. A poco tiempo de que los gobiernos implementaran las primeras cuarentenas, las conclusiones derribaron esa idea. Las estadísticas sobre enfermedad y muerte son catastróficas, pero ha habido un costo igualmente asombroso en la salud mental.

Casi un tercio de los estadounidenses está experimentando síntomas de depresión clínica o ansiedad, y el Well Being Trust estima que se sufrirán hasta 150.000 muertes adicionales relacionadas con el aislamiento social y los factores económicos estresantes asociados con COVID-19.

En tiempos no pandémicos, tomar decisiones que benefician tanto la salud física como la salud mental era relativamente sencillo, ya que estas opciones a menudo eran una y la misma. Hacer el bien por el cuerpo tiene beneficios tangibles para el estado de ánimo y el bienestar psicológico. Por ejemplo, el ejercicio reduce significativamente la ansiedad y la depresión, a tasas comparables a las de la farmacoterapia. Asimismo, los hábitos de sueño saludables que fomentan la homeostasis física y el funcionamiento más eficiente del sistema inmunológico también reducen significativamente el riesgo de depresión, ansiedad y enfermedad bipolar.

No solo preocupa la propia salud física o mental, sino también el bienestar del mundo humano global totalmente alterado por la pandemia
No solo preocupa la propia salud física o mental, sino también el bienestar del mundo humano global totalmente alterado por la pandemia (Getty Images/iStockphoto/)

Sin embargo, la pandemia ha desarraigado las rutinas habituales para tomar decisiones sobre la salud. Hoy en día, elegir tomar decisiones saludables para minimizar el riesgo de infección por virus tiene un costo para la salud mental, tanto a corto como a largo plazo.

“Cuando nos ponemos en cuarentena, protegemos nuestra salud física, pero también aumentamos nuestro aislamiento social, lo que incrementa nuestra soledad, fomenta las emociones negativas y limita el acceso a sistemas de apoyo social cruciales que amortiguan la depresión -explica June Gruber profesora de psicología y neurociencia en la Universidad de Colorado Boulder, quien concentra su investigación en las posibles desventajas de las emociones agradables y sus vínculos con los trastornos del estado de ánimo y el bienestar-.

Los padres que han protegido a sus hijos de contraer o propagar el COVID-19 al limitar las citas de juego o la educación en el hogar se preocupan con razón por el costo desconocido en el desarrollo socioemocional de sus hijos ante la ausencia de interacción social con los compañeros”. Los adultos jóvenes han perdido hitos monumentales, incluidas las graduaciones de la escuela secundaria y la universidad, oportunidades para el procesamiento colectivo y la creación de significado que tienen beneficios psicológicos y de salud física positivos. “Ahora, estas experiencias representan una costosa compensación, que conlleva a preguntarse más fuertemente qué lado de la salud elegimos proteger”, dice Gruber.

Elegir tomar decisiones saludables para minimizar el riesgo de infección por virus tiene un costo para la salud mental
Elegir tomar decisiones saludables para minimizar el riesgo de infección por virus tiene un costo para la salud mental (Getty Images/iStockphoto/)

Este acto de equilibrio omnipresente deja la sensación de que la salud física y mental están en desacuerdo, en una batalla que compite por la atención: ¿debería priorizar la salud física y la de la familia, o la salud mental debilitada durante este momento estresante e incierto? Sin embargo, este cálculo es aún más complicado. “Por supuesto -aclara la especialista-, no solo preocupa la propia salud física o mental, sino también el bienestar del mundo humano global a medida que se equilibran nuestras necesidades individuales con las de nuestra comunidad colectiva.

En última instancia, incluso con tres vacunas ahora aprobadas en EEUU para uso de emergencia, todavía estamos en esta pandemia a largo plazo”. Si se ignoran necesidades de salud mental, cualquier problema que puede empeorar, haciendo más difícil la recuperación cuando finalmente se trate de abordarlos y cuando la pandemia haya pasado a la historia.

“Debemos adoptar una solución centrada en la comunidad para este problema, que reconozca y acepte que su enfoque para definir una relación costo-beneficio puede diferir del enfoque de sus vecinos y otros con diferentes personalidades o necesidades apropiadas para el desarrollo -explica Gruber-. Por ejemplo, los adolescentes y los adultos jóvenes pueden necesitar más contacto con personas ajenas a su familia para mantener su salud mental.

Si se ignoran necesidades de salud mental, cualquier problema que puede empeorar (Getty Images)
Si se ignoran necesidades de salud mental, cualquier problema que puede empeorar (Getty Images) (Getty Images/iStockphoto/)

“Esto es apropiado para el desarrollo, por lo que en lugar de criticarlos por su comportamiento, deberíamos pensar en crear pautas sobre cómo se ve el distanciamiento social saludable en diferentes períodos de desarrollo. Tener uno o dos amigos con los que un adolescente pueda socializar constantemente en persona puede ser un enfoque sensato que equilibre las preocupaciones de salud física y mental y puede prevenir comportamientos sociales de riesgo”, señala Jessica Borelli, profesora de ciencias psicológicas en la Universidad de California, especializada en las relaciones y las emociones entre padres e hijos, con un enfoque particular en el desarrollo de herramientas para prevenir la ansiedad y la depresión en los niños.

Es importante equilibrar las necesidades presentes con las futuras. “Considere opciones que no solo lo apoyarán durante el momento presente, sino que también beneficiarán a su yo futuro mucho después de que termine la pandemia -propone Gruber-. Aunque puede ser muy emocionante durante los tiempos de COVID-19 salir de casa y finalmente reunirse con amigos en un parque o para comprar ese nuevo y llamativo iPhone después de estar encerrado adentro todo el día, hacerlo puede perder una perspectiva más amplia de cómo puede afectar su yo futuro”. Asimismo, si bien es natural que se evite alterar los sentimientos, cuando se hace con frecuencia, de manera excesiva o de una manera que impide alcanzar metas diarias, se denomina evitación conductual. Comportamientos como no acercarse a los amigos cuando uno se siente deprimido se producen a expensas de una calidad de vida a largo plazo.

“Durante esta pandemia mundial, debemos aceptar tanto la mente como el cuerpo como facetas centrales de nuestra salud y supervivencia humanas -propone Gruber- Para sobrevivir a la duradera pandemia, debemos reconocer que la salud física y mental son partes de la salud humana que se influyen mutuamente y que funcionan mejor cuando trabajan juntas”.

Casi uno de cada cinco adultos mayores dice que su salud mental ha empeorado desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020, y un porcentaje igual dice que su sueño también se ha resentido durante ese tiempo. Más de uno de cada cuatro dice estar más ansioso o preocupado que antes de la era COVID-19, según una nueva encuesta de personas de 50 a 80 años.

El impacto de la pandemia sobre la salud mental está evidenciado día a día
El impacto de la pandemia sobre la salud mental está evidenciado día a día (Getty Images/iStockphoto/)

Las mujeres, las personas de 50 y 60 años y los adultos mayores que tienen un título universitario o superior tenían más probabilidades que otros de informar una peor salud mental que antes de la pandemia, según los nuevos hallazgos de la Encuesta Nacional sobre Envejecimiento Saludable. Los adultos mayores que dicen que su salud física es regular o mala tenían más probabilidades de reportar una peor salud mental, y el 24% dijo esto.

Y cuando se les preguntó sobre las últimas dos semanas antes de ser encuestados, el porcentaje que dijo que tenía síntomas relacionados con la salud mental fue aún mayor, con un 28% que dijo que se sentía deprimido o desesperado en ese momento, y un 34% que dijo que había estado nervioso o ansioso. y el 44% dijo que se había sentido estresado recientemente. Poco menos de dos tercios (64%) dijeron que habían tenido problemas para conciliar el sueño o permanecer dormidos al menos una vez durante la semana pasada, el doble del porcentaje que dijo esto en una encuesta de 2017 de un grupo similar de adultos mayores.

“Creo que el impacto de la pandemia sobre la salud mental está evidenciada, no es una cosa que nosotros solo veamos en nuestro día a día, sino que empieza realmente a aparecer en publicaciones -concluye Montserrat Graell, jefa de psiquiatría del Hospital Niño Jesús de Madrid-. Sabemos que de cara al futuro esto va a seguir ocurriendo por lo que empieza publicarse. Tenemos que trabajar para conseguir que el impacto de este tsunami de salud mental sea el menor posible sobre la población. Esto significa menos mortalidad y también menos efectos secundarios sobre la sociedad. Para logarlo, necesitamos tener una planificación distinta y sobre todo una implementación distinta de los planes de salud mental donde se tengan en cuenta todas las capacidades del sector y ahí me refiero no solo al sector público, sino también al sector privado”.

SEGUIR LEYENDO:

La angustia como pandemia: las reflexiones de 11 psicólogos sobre los efectos del confinamiento en la salud mental de los argentinos

La pandemia por COVID-19 generó ansiedad y depresión en el 42% de la población de Estados Unidos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba