Deportes

Dani Alves, campeón de la Copa América 2019 y récord mundial de títulos a los 38 años: “Yo voy a decidir cuándo terminar mi carrera”

Dani Alves celebra con la torcida brasileña en la final de Copa América 2019
Dani Alves celebra con la torcida brasileña en la final de Copa América 2019 (RICARDO MORAES/)

Con 36 años cumplidos, y sin club luego de quedar libre del PSG francés en el final de su carrera europea, el lateral derecho brasileño Daniel Alves consiguió ser el mejor jugador de la Copa América 2019 en su país, además de quedarse con su segundo título continental con la selección luego del ganado en 2007, y el cuadragésimo de su trayectoria, que marcó el récord de conquistas individuales para un futbolista en el mundo.

“Estoy muy satisfecho. Pasé un año duro, teniendo que superar situaciones difíciles. Pero cuando tú respetas la profesión y te dedicas, logras tus objetivos. Y yo confío mucho en mi trabajo”, afirmó Alves a la prensa luego de recibir en el podio del estadio Maracaná los dos premios, el de mejor jugador del torneo y la Copa América, como capitán de la selección brasileña luego de vencer en la final a Perú por 3-1.

Alegre, como siempre fue, se dio tiempo para bromas cuando fue consultado por el diario español “Marca” de Madrid, con el que discutió públicamente en sus tiempos de jugador del Barcelona, acerca de su futuro, al haber quedado en libertad de acción. “Estoy abierto a ofertas, así que si el diario de ustedes me quiere hacer llegar alguna, no diría que no”.

Alves había conseguido disputar, a sus 36 años, su quinta Copa América tras haberla ganado en la primera, en Venezuela 2007, y marcándole un gol en la final al equipo argentino, cuando Brasil venció 3-0 en Maracaibo. Luego había estado en las competencias de 2011, 2015 y 2016.

“Es un premio al trabajo y a la constancia. Luché muchísimo para estar aquí porque fue muy difícil como profesional no estar algunas veces –se refería al hecho de haberse quedado afuera del Mundial de Rusia 2018 por una lesión-, pero gracias a la disciplina, estoy recogiendo los frutos de lo que sembré en mi larga carrera”, sostuvo.

Everton, Alisson Becker y Dani alves con los premios a goleador, guante de oro y mejor jugador de la Copa América 2019.
Everton, Alisson Becker y Dani alves con los premios a goleador, guante de oro y mejor jugador de la Copa América 2019. (MAURO PIMENTEL/)

Alves era el más veterano de todo el plantel brasileño que ya dirigía Tité y no sabía que terminaría siendo el capitán y que le tocaría levantar la Copa América ante su público. Pero ocurrió que quien había recibido la cinta desde 2018, Neymar, fue despojado de ella por el entrenador y si bien oficialmente la Confederación Brasileña (CBF) no explicó el motivo, se especuló con un castigo al jugador por el incidente que protagonizó en la final de la Copa de Francia previa a la Copa América, al darle un fuerte golpe a un aficionado que le gritó que no debía jugar más al fútbol en el momento de la entrega de las medallas al caer su equipo, el PSG –el mismo de Alves- por penales ante el Rennes .

Al comenzar la disputa de la Copa América, la primera con el uso del VAR, Brasil era el claro candidato a ganarla, tal como había ocurrido en todas las ocasiones anteriores en las que había sido local en la historia de la competencia, y su debut fue auspicioso, con un 3-0 a Bolivia en el estadio Morumbí de San Pablo, con dos goles de Philippe Coutinho y otro de una de las grandes figuras emergentes del equipo, el delantero Everton.

Todo indicaba que el segundo partido serviría para sacar una mayor distancia porque Brasil enfrentaba a Venezuela, en un contexto emocionante para Alves porque se disputaría en el “Arena Fonte Nova” de Salvador, el mismo en el que recibió su bautismo futbolístico casi dos décadas atrás.

“Fonte Nova me evoca ese cariño afectivo de donde todo comenzó para mí. Gracias a este estadio y al club Bahía, yo soy conocido mundialmente. Podemos perder todo lo que quieras, menos la esencia”, comentó en los entrenamientos del día previo. Sin embargo, Brasil no pudo pasar del empate sin goles ante la “Vinotinto” en una de las sorpresas del torneo.

Para terminar la fase de grupos, Brasil goleó a Perú 5-0 en el “Arena Corinthians” y Alves pudo marcar el cuarto tanto, tras una bonita triangulación con Everton y Arthur. Los otros goles los marcaron Casemiro, Roberto Firmino, Everton y Willian.

Ya en cuartos de final, Paraguay resultó, como tantas otras veces, un duro escollo para Brasil, que venció apenas por penales 4-3 (Alves, sorpresivamente, no ejecutó ninguno) luego de que el partido terminara 0-0 en el estadio “Arena do Gremio”, en Porto Alegre.

Alves levantando la copa en el festejo de Brasil en la Copa América.
Alves levantando la copa en el festejo de Brasil en la Copa América. (SERGIO MORAES/)

Una vez finalizado este partido, Alves reconoció que su equipo “se quitó un trauma de encima” luego de que los guaraníes los eliminaran por la misma vía en las dos ocasiones anteriores. “Sabíamos que teníamos que ser muy fuertes mentalmente –describió- porque íbamos a enfrentarnos a un rival de los más duros de la Copa América. Un rival físico que no deja fluidez en el juego, que siempre está parándolo de alguna manera y eso dificulta mucho, pero pienso que estuvimos muy bien”.

En semifinal tocaba jugar el clásico contra la selección argentina en un repleto estadio Mineirao de Belo Horizonte y en medio de un gran clima en las tribunas y una gran polémica por dos posibles penales para los albicelestes que no fueron consultados en el VAR. Terminó ganando Brasil 2-0. El primer gol, de Gabriel Jesús, provino de una magnífica jugada de Alves (acaso la mejor del torneo), cuando dejó en el piso a Lautaro Martínez, hizo un sombrero a Marcos Acuña, gambeteó a Leandro Paredes, para abrir hacia la derecha a Roberto Firmino –autor del segundo tanto-, quien asistió al medio para la definición del goleador del Manchester City.

Fue en esta semifinal que Alves apareció en todo su esplendor, con varios quites de gran nivel (algunos a su ex compañero del Barcelona, Lionel Messi) y algunos aportes en ataque que demostraron su vigencia pese a su veteranía, y su riqueza técnica, con la posibilidad de comenzar como lateral derecho, para pasar en algunos momentos como volante y hasta como extremo derecho.

Ya en la final del Maracaná, en Río de Janeiro, Brasil se impuso 3-1 a Perú con goles de Everton –máximo anotador del certamen con seis conquistas-, Gabriel Jesús y Richarlison, y se quedó con la Copa América. Alves pudo disputar los seis partidos de su equipo y apareció en el equipo ideal del torneo junto a Alisson Becker; Miguel Trauco, Thiago Silva, José María Giménez , Arturo Vidal, Leandro Paredes, Arthur; James Rodríguez, Everton y Paolo Guerrero.

De esta forma, Alves llegaba al cuadragésimo título en su carrera (récord histórico) y sin incluir en la estadística las copas regionales del Nordeste 2001 y 2002 con el Bahía, ni el Mundial sub-20 de Emiratos Árabes Unidos ganado en 2003 en la final a España 1-0.

Dani Alves - Copa del Rey 2015
Lionel Messi junto a Dani Alves en la Copa del Rey 2015. Juntos consiguieron tres Champions con la camiseta del Barcelona.

Tras levantar la Copa América, Alves se definió como “un ave Fénix pero que resurge del polvo, en vez de las cenizas, porque de donde vengo, sólo había polvo, no había mucha ceniza”.

Daniel Alves Da Silva nació en la localidad de Juazeiro, en Bahía, el 6 de mayo de 1983, en el seno de una familia humilde. No tuvo una vida fácil, aunque asegura que fue feliz. Se solía levantar muy temprano para ayudar a su padre, Domingos, a trabajar en el campo plantando y recogiendo melones y cebollas, que más tarde vendía para mantener a su familia. Dormía en una cama de cemento soportando temperaturas de cuarenta grados.

En su tiempo libre, Domingos, muy aficionado al fútbol, montó su propio equipo, el Palmeiras de Salitre en el que Daniel, con apenas diez años, jugaba de extremo o mediapunta con compañeros mayores que él, aunque se fue retrasando paulatinamente de posición hasta terminar siendo lateral derecho por decisión de un entrenador, Caboclinho.

Fue cuando José Carlos Queiroz, director técnico del Palmeiras de Salitre, fue contratado por el Bahía, que quiso llevarse consigo a Lucas, considerado el mejor jugador del equipo, pero para dejarlo salir, el club puso como condición que se llevaran también a Alves, quien se marchó a los trece años, acompañado de sus hermanos, con los que se fue a vivir a una casa alquilada.

Su primer contrato con el Tricolor bahiano lo firmó dentro de un autobús. “Es que fueron a contratar a otro jugador y yo estaba en el paquete –admitió- y allí pude ganar mis primeros 60 reales (12 dólares), que en la época ayudaron mucho a mi familia. Son historias divertidas pero inspiradoras porque uno no puede dejar de creer en sus posibilidades. Son oportunidades que surgen. No lo llamo suerte. Lo llamo preparación”.

Tras quedar libre en el PSG Dani Alves pasó a jugar en San Pablo.
Tras quedar libre en el PSG Dani Alves pasó a jugar en San Pablo. (AMANDA PEROBELLI/)

Alves sostiene que tampoco allí su camino fue completo de rosas sino “con algunas espinas”. En noviembre de 2001 su entrenador era Evaristo de Macedo necesitaba un lateral derecho por lesiones de otros jugadores del plantel y Alves estaba de camino para jugar la Copa del Nordeste sub-20 cuando recibió un llamado que le decía que debía presentarse inmediatamente con el primer equipo.

De Macedo, sin embargo, no le concedió la oportunidad de jugar sino que antes probó en esa posición con un volante y hasta con un delantero. A Alves lo llamaba, equivocadamente, “Samuel”, algo que el veterano defensor hoy no sabe si fue un error “o a propósito”.

“Al final, mi entrenador del sub-20 le dijo a De Macedo que podía confiar en mí. Él decía que los partidos de hombres lo ganan los hombres y que los de niños era para los niños y yo era bien joven, pero terminé siendo el mejor jugador de la cancha”, recordó.

Su debut en primera tuvo el contexto del Brasileirao de 2001 y el Esporte Clube Bahía ganó 3-0 en el Arena Fonte Nova con una asistencia suya en uno de los goles y le hicieron un penal. Fue de tal magnitud su actuación que los hinchas cantaron “Daniel titular, Daniel titular”. Llegó a ganar dos torneos regionales, las Copas Nordeste 2001 y 2002 y un campeonato bahiano hasta que apareció el Sevilla para principios de 2003 y se lo llevó a préstamo por 500.000 euros, y ya en 2004 pagó los 850.000 por el pase definitivo.

San Pablo, dirigido por Hernán Crespo, será rival de Racing en los octavos de final de la Copa Libertadores.
San Pablo, dirigido por Hernán Crespo, será rival de Racing en los octavos de final de la Copa Libertadores. (GETTYLATPOOL1/)

En el Sevilla, desde su debut en febrero de 2003, hizo de todo. Jugó en los dos laterales, como volante, extremo derecho y hasta de delantero ante el Zenit de San Petersburgo en Rusia. Se terminó convirtiendo en el lanzador de los tiros libres del equipo. Se estabilizó tanto que en 2005 adquirió la ciudadanía española. Con los de Nervión ganó dos Copas UEFA, una Copa del Rey, una Supercopa de España y una Supercopa de Europa, aunque también tuvo algunos conflictos, como cuando pidió que lo dejaran ir al Chelsea, que ofrecía 36 millones de euros por su pase en 2007 y ante la negativa, llegó a negarse a viajar a Grecia para jugar ante el AEK un decisivo partido para pasar de grupo en la Champions League. En cambio, terminó yéndose al año siguiente, en el verano de 2008, al Barcelona por 35,5 millones de euros.

En la presentación en el Barcelona, el entonces presidente Joan Laporta afirmó que se trataba “del mejor lateral derecho del mundo” y resultó ser el segundo fichaje más caro de la historia para un jugador extranjero hasta ese momento, detrás del holandés Marc Overmars, y se terminó convirtiendo en el segundo jugador extranjero con más partidos en la historia del club. Tuvo momentos brillantes en el equipo que dirigía Josep Guardiola y en el que jugaban Lionel Messi, Xavi Hernández y Andrés Iniesta, entre otros, y terminó ganando tres Champions Leagues, seis ligas españolas, tres Mundiales de Clubes y cuatro Supercopas de Europa, siendo el jugador que más veces ha ganado este torneo junto al italiano Paolo Maldini.

Tras ocho temporadas en el Barcelona, pasó a la Juventus en 2016 y aunque no pudo cumplir el objetivo de la Champions League (perdió en la final ante el Real Madrid), sí se llevó el Doblete (Scudetto y Copa Italia) para recalar en el PSG en 2017/18, su última etapa en el Viejo Continente, y pudo ganar la Ligue 1 y la Copa de Francia, aunque en este último caso, con sabor agridulce porque se lesionó en el partido ante Les Herbiers y eso lo marginó del Mundial 2018. Tras realizar una última temporada con el equipo francés en 2018/19, acudió como libre a la Copa América de Brasil, para firmar luego contrato con el San Pablo tras varios rumores que lo colocaban en Boca Juniors, club del que dice ser hincha y suele posar con su camiseta en las redes sociales.

Con el equipo paulista acaba de ganar el torneo estadual –aunque no disputó la final ante el Palmeiras-, dirigido por Hernán Crespo, pero tuvo algunos momentos duros, como cuando en 2020 junto a sus compañeros quedaron eliminados en la fase de grupos de la Copa Libertadores tras caer derrotados ante River, y parte del público lo insultó y le exigió que se fuera del club.

En total de su carrera de clubes tiene 66 goles en 867 partidos.

En la selección brasileña debutó en octubre de 2006 en una gira por Kuwait, cuando ya había ganado el Mundial sub-20 de 2003 en Emiratos Árabes Unidos, y tras ganar la Copa América 2007 en Venezuela con un gol suyo a Argentina en la final, también participó con un tanto en la semifinal ante Sudáfrica (1-0) por la Copa Confederaciones 2009 también ganada por su equipo. En total, como la camiseta verde-amarilla marcó 8 goles en 125 partidos.

Bicampeón de América (2007-2019) y bicampeón de la Copa Confederaciones (2009-2013) y con 42 títulos oficiales, algo que ningún jugador del planeta pudo conquistar, Alves ni piensa en retirarse a sus 38 años. “Yo decidí cuando comencé mi carrera y yo voy a decidir cuándo acabe”, sentencia.

SEGUIR LEYENDO:

La historia del hondureño que se convirtió en la figura de la Copa América de 2001, pero su rebeldía e indisciplina complicaron su carrera

Robinho, el crack al que Pelé designó como heredero, opacó a Messi en la Copa América 2007, pero se malogró en Europa y fue condenado por violación

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba