Agro

El sube y baja de la soja: por qué se desplomó más de USD 56 en lo que va del mes y qué consecuencias puede traer para el país

El precio internacional de la soja registró una alta volatilidad en los últimos días
El precio internacional de la soja registró una alta volatilidad en los últimos días

La escalada constante de los precios de los commodities agrícolas desde mediados del año pasado dibujó una sonrisa en el Gobierno nacional, que comenzó a hacer cálculos de cuánto dinero de más ingresaría al país de la mano de las exportaciones agroindustriales. Y tuvo un momento de precios en niveles de los más altos de los últimos años, cuando a mediados del último mes la soja cotizó por encima de los USD 600 la tonelada, lo que traía a la memoria de los funcionarios las épocas doradas del kirchnerismo, con el valor del poroto por las nubes.

Sin embargo, la oleaginosa no se pudo mantener en esos niveles en el mercado de Chicago, plaza bursátil de referencia mundial, y comenzó a fluctuar entre los USD 560 y USD 590 la tonelada hasta hace poco más de hace una semana, cuando el precio del grano entró a una tendencia bajista que “explotó” tras las feroz caída de más de USD 40 del jueves. Esa variación negativa muy pocas veces vista en la historia la posicionó por debajo de los USD 500, similares a los valores que se manejaban a principio de año.

La Bolsa de Comercio de Rosario estimó que el complejo sojero podría ingresar USD 22.325 millones por exportaciones en 2021. Son USD 1.309 millones por debajo de lo previsto en la medición que realizó en mayo

Si se toma la primera cotización de junio en Chicago y en solo 18 días, la soja perdió USD 56 de su valor por tonelada; pasó de los USD 569 del primer día del mes al cierre del viernes en USD 513. Pero si se lo compara con los USD 603 que alcanzó el 12 de mayo, la caída es mucho más contundente (-15%).

La misma suerte corrió el aceite de soja, que el jueves perdió más de USD 120 por tonelada. Se puede decir que este subproducto fue uno de los lastres que tuvo la cotización del poroto. Hoy. la materia prima para la elaboración de biocombustibles se negocia a USD 1.286,6 la tonelada, cuando a comienzo de mes su precio era de 1.485,7 dólares.

La situación climática en los Estados Unidos es uno de los principales motivos que afecta los precios de la oleaginosa.
La situación climática en los Estados Unidos es uno de los principales motivos que afecta los precios de la oleaginosa.

Los especialistas coinciden en la existencia de tres factores fundamentales que definen la volatilidad del mercado: el primero tiene que ver con las perspectivas climáticas de Estados Unidos. La segunda radica en la incertidumbre sobre el porvenir de la política de biocombustibles que tomará la administración Joe Biden, sobre todo en lo que respecta al cumplimiento de la tasa de corte con combustibles fósiles; y la tercera se desprende de un cambio de expectativas respecto a la posibilidad de que la Reserva Federal suba la tasas de interés, lo que provocaría una fuga de los fondos especulativos hacia otras inversiones.

En relación a la situación climática en Estados Unidos, Dante Romano, analista de la consultora Fyo, explicó a Infobae que “después de que se sembró la soja el clima se puso muy seco, pero ahora hay pronósticos para las próximas dos semanas positivos para los cultivos”.

Por otro lado, el especialista dijo sobre el tema de biocombustibles que existen especulaciones del mercado de que “la Casa Blanca estaría más permeable a dar autorizaciones a empresas que no cumplen con el corte obligatorio para que no lo hagan, lo que implica un menor uso y una menor molienda de soja”, mientras que “el tercer factor tiene que ver con una revaluación del dólar, que tiene que ver que la inflación en Estados Unidos empezó a subir. Esto podría llevar a que la Reserva Federal suba las tasas y, cuando eso ocurre, los commodities sufren”.

Cautela

Más allá de las muestras de extrema volatilidad que mostró el mercado en estas últimas horas, los analistas sostienen la necesidad de mantener la cautela ante las lecturas que se puedan realizar y las herramientas que se puedan utilizar para cubrirse de los riesgos. Y remarcan que los fundamentos que permitan cierta firmeza siguen existiendo, como los acotados stocks estadounidenses.

Los posibles cambios a la Ley de Biocombustibles en Estados Unidos, por parte del presidente Joe Biden, impactan en los precios internacionales de la soja.  (REUTERS/Carlos Barria)
Los posibles cambios a la Ley de Biocombustibles en Estados Unidos, por parte del presidente Joe Biden, impactan en los precios internacionales de la soja. (REUTERS/Carlos Barria) (CARLOS BARRIA/)

En diálogo con Infobae, el economista jefe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), Agustín Tejeda Rodríguez, sostuvo que “es importante señalar aquí dos puntos. El primero es que más allá del retroceso de las cotizaciones, estamos ante un escenario de precios históricamente alto, los mayores en los últimos 8 años y muy por encima de los USD 320 por tonelada que registrábamos a mismo momento del año pasado. El segundo es que estamos ante un escenario de alta volatilidad de precios, con stocks relativamente bajos, una oferta esperada para la próxima campaña menor a la expectativa inicial y por tanto un mercado climático muy activo”.

En base a todo esto, afirmó que es importante ser muy cautos en relación a la evolución que puedan adquirir los precios en los próximos meses, y aprovechar todas las herramientas disponibles para gestionar el riesgo precio a través de los mercados institucionalizados, disminuyendo la exposición a un riesgo tan importante.

Para el director de la consultora Agritrend, Gustavo López, existe “una enorme volatilidad” en el mercado, aunque no aseguró que exista un cambio de tendencia en los precios. “Yo no diría que se está perdiendo la tendencia de precios sostenidos en este ciclo, porque la situación mundial y en Estados Unidos está muy ajustada” en existencias.

“Tiene que salir todo muy bien (en la producción), porque tienen niveles de stocks muy bajos y van a seguir así a pesar de tener un muy buen promedio de rendimiento. Va a seguir fluctuando, pero en el mediano plazo la tendencia sigue en firme. Puede haber caídas y al día siguiente hay recomposiciones en los precios”, señaló.

Pérdidas

Si bien la alta volatilidad en los precios hacen de la estimación de ingresos por exportaciones del complejo sojero un trabajo sumamente dificultoso, existen algunas proyecciones que pueden darnos una idea de cuántos dólares podrían no percibir el país por el movimiento negativo de los precios.

En este sentido, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estimó que el complejo sojero podría ingresar USD 22.325 millones por exportaciones en 2021. Esta cifra se ubica USD 1.309 millones por debajo de lo previsto en la medición que realizó la entidad bursátil en mayo, cuando estimó los embarques en USD 23.634 millones. Más allá de esta baja, los despachos de poroto, harina y aceite de soja estarían en condiciones de ingresar USD 8.000 millones más que en 2020.

Por su parte, el economista Salvador Di Stefano, calculó que la pérdida sólo por la soja sería de USD 3.870 millones. El especialista llega a esos datos al comparar el precio de la oleaginosa actual con el de mayo pasado, cuando superó la barrera de los 600 dólares la tonelada. “En un período muy corto de tiempo Argentina perdió la posibilidad de que ingresen esa cantidad de dólares y pesos, que es algo difícil de reemplazar”, comentó.

SEGUIR LEYENDO:

Ni roja, ni blanca: pese a la baja del precio respecto de la carne vacuna, sigue cayendo la producción y se estancó el consumo de pollo

Las ventas de maíz alcanzaron un récord histórico mientras que las de soja están en el nivel más bajo en 13 años

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba