Salud

Cómo afectó el COVID-19 a la salud mental de las embarazadas

embarazo y covid
Para millones de mujeres su transición a la maternidad ocurrió a la sombra de la pandemia de COVID-19 (Getty Images)

Para millones de mujeres su transición a la maternidad ocurrió a la sombra de la pandemia de COVID-19. Prepararse para el parto puede ser alegre y emocionante, pero las restricciones de COVID-19 interrumpieron el cuidado prenatal de muchas embarazadas y obligaron a algunas madres a dar a luz a sus bebés, sin el apoyo de la pareja o familia. Otras enfrentaron la separación de sus recién nacidos inmediatamente después del nacimiento.

Los futuros padres también se perdieron muchas celebraciones y rituales que conmemoran la transición a la paternidad: baby showers, ceremonias religiosas, vecinos y familias que agasajan con una comida o abuelos que viajan para conocer al miembro más nuevo de la familia.

Durante los últimos siete años, el laboratorio de la Universidad de California ha estudiado a los nuevos padres, siguiendo a las parejas desde el embarazo durante el primer año posparto. Los cierres de COVID-19 durante el año pasado detuvieron su recopilación de datos en persona cuando cerró el campus. Pero incluso cuando se detuvo la investigación habitual, la pandemia creó una oportunidad para investigar una forma única de estrés prenatal en tiempo real.

Un trágico experimento natural ayudó a iniciar un estudio en el campo que los investigadores denominan “orígenes fetales de la enfermedad del adulto”, que explora los vínculos entre el estrés del embarazo y la salud posterior.

embarazo y covid
Los futuros padres también se perdieron muchas celebraciones y rituales que conmemoran la transición a la paternidad (Getty Images)

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el ejército nazi cortó el suministro de alimentos a los Países Bajos, sumiendo al país en una hambruna durante el invierno de 1944-1945. Los bebés en camino durante lo que se conoció como el “invierno del hambre holandés” mostraron diferencias de por vida en la salud cardiometabólica.

Debido a que este fue un período de inanición claramente delimitado, incluso permitió a los investigadores investigar los efectos específicos del trimestre, encontrando que los bebés expuestos a la hambruna al principio del embarazo mostraron resultados diferentes a los expuestos al final del embarazo.

Los científicos han relacionado otras crisis sociales a gran escala, como los ataques del 11 de septiembre, el huracán Katrina y el terremoto de 2005 en Chile, con consecuencias a largo plazo para la salud de la madre y el niño. La pandemia de COVID-19 comparte muchas similitudes con estos eventos, incluida la pérdida generalizada de vidas. Pero también es único. Las comunidades a menudo se unen para llorar y reconstruir después de desastres naturales. La necesidad de mantener la distancia social durante la pandemia mantuvo a muchas personas aisladas unas de otras, especialmente muchas mujeres embarazadas, una población de alto riesgo que puede haber optado por ceñirse a medidas de distanciamiento social más estrictas.

¿Qué sucede cuando la red social en persona de una futura madre se reduce o desaparece de la noche a la mañana? Los científicos saben que el apoyo social amortigua el riesgo de problemas de salud mental en las madres. Entonces, el laboratorio encabezado por Darby Saxbe, profesora asociada de psicología, se preguntó cómo el repentino aislamiento de los cierres, junto con las preocupaciones económicas y de salud de la pandemia, podría afectar a las mujeres embarazadas.

embarazo covid
5% de las mujeres embarazadas que respondieron a nuestra encuesta tenían un caso sospechoso o confirmado de COVID, y un número similar, el 4,7%, había experimentado la muerte de alguien cercano a ellas debido a la pandemia (Getty Images)

“Intentamos responder a esta pregunta reclutando a 760 futuros padres (641 mujeres embarazadas y 79 padres o parejas) entre principios de abril y julio de 2020 para participar en nuestro estudio Coronavirus, salud, aislamiento y resiliencia en el embarazo (CHIRP), explica la especialista. La semana en que lanzaron su estudio, representó el pico del comportamiento de “refugiarse en el lugar” en los Estados Unidos, con los estadounidenses pasando el 93% de su tiempo en casa. “Convertimos nuestra batería habitual de cuestionarios en el laboratorio a un formato en línea y lo publicamos en las redes sociales y en grupos en línea sobre paternidad y embarazo -cuenta Saxbe-. Nuestros hallazgos preliminares están siendo revisados por pares”.

Solo alrededor del 5% de las mujeres embarazadas que respondieron a nuestra encuesta tenían un caso sospechoso o confirmado de COVID, y un número similar, el 4,7%, había experimentado la muerte de alguien cercano a ellas debido a la pandemia.

Sin embargo, el 97% informó que su comunidad había emitido una orden de quedarse en casa o de refugiarse en el lugar. Además, el 61% de las mujeres informó que la pandemia había tenido impactos “muy” o “algo” negativos en sus relaciones sociales. La mayoría de las mujeres estimó que en el momento de la encuesta tenían mucho menos contacto que antes del inicio de la pandemia con vecinos y miembros de la comunidad, compañeros de trabajo, amigos cercanos y familiares. Por otro lado, el 42% informó que pasó mucho más tiempo con su pareja que antes de la pandemia.

Estos cambios en el contacto social parecían tener un efecto en la salud mental: casi dos tercios de los encuestados dijeron que habían experimentado al menos algo de soledad durante la semana anterior. Un número similar se sintió más solo de lo habitual debido a la pandemia. Además, alrededor de las tres cuartas partes de nuestra muestra informó que la pandemia de COVID-19 tuvo un efecto negativo general en su salud mental.

Embarazo parto covid
el 97% informó que su comunidad había emitido una orden de quedarse en casa o de refugiarse en el lugar. Además, el 61% de las mujeres informó que la pandemia había tenido impactos “muy” o “algo” negativos en sus relaciones sociales (getty) (FatCamera/)

“Para investigar más a fondo -continúa Saxbe-, les hicimos a nuestros encuestados las preguntas del Inventario de Depresión de Beck, una herramienta que utilizan los proveedores de atención de salud mental para evaluar los síntomas de la depresión. Nos sorprendió ver que el puntaje promedio de las mujeres embarazadas en nuestra muestra era más alto que el umbral que los médicos suelen usar como indicador de depresión”.

La mitad de las mujeres de la muestra informaron síntomas de depresión clínicamente significativos. Del mismo modo, más de la mitad (62%) dijo que experimentaba síntomas de ansiedad. “Estas proporciones son más del doble de lo que hemos visto en nuestra muestra prepandémica”, sentencia la especialista.

Sus hallazgos no son únicos: varios otros estudios de mujeres embarazadas y posparto han informado de un mayor sufrimiento durante la pandemia. Por ejemplo, un estudio aún no revisado por pares de mujeres embarazadas en el Área de la Bahía de San Francisco también encontró que el 51% de su muestra obtuvo una puntuación por encima del límite clínico para la depresión, en comparación con el 25% de una muestra prepandémica demográficamente emparejada.

Dada la evidencia de que el estrés materno durante el embarazo puede afectar el desarrollo fetal y moldear la salud a largo plazo de la madre y el bebé, los resultados preliminares son motivo de preocupación. “Actualmente estamos recopilando cartas natales de nuestra muestra para medir los resultados gestacionales, como el peso al nacer y el parto prematuro, que se han relacionado con el estrés prenatal”, explica Saxbe.

Queda por ver si el estrés de la primera ola de la pandemia tendrá efectos duraderos en la salud mental. Algunas madres primerizas destacaron aspectos positivos de la pandemia, como una mayor capacidad para trabajar desde casa después del nacimiento y mantener una relación de lactancia. Al mismo tiempo, la pandemia afectó más a las comunidades ya perjudicadas por el racismo estructural y la pobreza. Esta investigación podría encontrar diferentes trayectorias de salud mental, con bloqueos pandémicos que exacerban algunos factores de riesgo mientras quizás ejercen efectos protectores en otras familias.

Alrededor de las tres cuartas partes de nuestra muestra informó que la pandemia de COVID-19 tuvo un efecto negativo general en su salud mental (Europa Press)
Alrededor de las tres cuartas partes de nuestra muestra informó que la pandemia de COVID-19 tuvo un efecto negativo general en su salud mental (Europa Press) (FLIKR/FUFUE/)

Mientras tanto, el primer lote de resultados sugiere que estos bebés pandémicos y sus padres son una población especial a seguir en el futuro. Las mujeres actualmente embarazadas pueden enfrentar una transición más fácil a la paternidad ahora que las restricciones en la sala de partos se han aliviado y las rutinas sociales están volviendo a la normalidad en algunos distritos. Pero la incertidumbre, el miedo y el dolor por las numerosas pérdidas de la pandemia pueden persistir incluso mientras el mundo se reabre paulatinamente.

Evidencia convincente sugiere que las intervenciones de asesoramiento, como la psicoterapia, no solo pueden aliviar sino también prevenir los trastornos del estado de ánimo en el período inmediatamente anterior y posterior al nacimiento. Las situaciones en las que la atención primaria y la atención de salud mental están integradas y las mujeres embarazadas pueden acceder a la psicoterapia a través de sus prácticas de obstetricia y ginecología pueden ayudar a que los tratamientos lleguen a las madres más necesitadas. La pandemia eliminó muchas barreras para la telesalud, ya que los proveedores de atención médica cambiaron a las visitas en línea; este formato también puede resultar prometedor para las familias que aún se muestran reacias a realizar visitas en persona.

“Aunque es posible que los bebés nacidos en 2020 no recuerden la pandemia de primera mano, sus efectos pueden moldear sus vidas tempranas de formas que apenas estamos comenzando a medir”, concluye la especialista.

SEGUIR LEYENDO:

Según un estudio, la infección por SARS-CoV-2 al comienzo del embarazo no representa daño para el bebé

Anticoncepción y peligro de trombosis en tiempos del COVID-19

Un estudio a 64 embarazadas con COVID-19 confirmó que no hubo transmisión al feto

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba