Deportes

A solas con Cecilia Carranza y Santiago Lange, los abanderados de Argentina para los Juegos Olímpicos: cómo se enteraron de la noticia y el objetivo en Tokio

La dupla en lo más alto del podio en Río 2016 (Foto: Télam)
La dupla en lo más alto del podio en Río 2016 (Foto: Télam)

Ella estaba ahí, sentada frente a la computadora peleando con la conexión porque se había comprometido a enviar un video relacionado al orgullo del deporte para una fundación. La medianoche se había instalado en Italia y en su cabeza también estaba la preocupación de su próxima mudanza. Debía tener todo embalado porque pronto partirían hacia Barcelona.

Mientras el resto del equipo dormía en la calurosa Sicilia, un mensaje a su WhatsApp llamó su atención. “¿Quién podrá ser?”, pensó mientras agarraba el celular y apartaba su mirada del monitor. Era Sofi Martínez, la periodista de la TV Pública que le había escrito dos palabras que fueron acompañadas con un par de stickers humorísticos.

—Vamoooo Abanderadaaaaaaa— le envió la cronista.

—Me entero por vos, jajajaja— fue la respuesta que le salió sin creer lo que estaba leyendo.

Ante el temor de haber cometido un error por alguna posible fake news, la periodista confirmó la noticia y le compartió de inmediato el enlace del Comité Olímpico Argentino con el anuncio.

—Me duele la panza de la emoción—le soltó Cecilia Carranza, todavía en estado de shock.

Con el deseo de compartir su emoción, Sofi Martínez la felicitó y le consultó si se animaba a grabar un video para el programa que iba a comenzar en 20 minutos.

—No me salen palabras tan pronto. Perdón, pero tengo que reflexionar con el corazón y la almohada. Y abrazar y felicitar al equipo. Acá son las 12:20 y ya están todos durmiendo— le explicó la regatista.

Tras una calurosa despedida, Cecilia Carranza se quedó atónita. No comprendía lo que estaba sucediendo. “Son esas noticias que en el momento las sentís como una bofetada. Es shockeante. Se necesita tiempo para analizar y hacer un balance para que termine de caer la ficha”, le explicó unas horas más tarde a Infobae.

Al otro día, antes de partir hacia España, se despertó temprano y le llevó la novedad a su compañero. Subió las escaleras con cautela, se aseguró de que estuvieran todos despiertos y abrazó a Santiago Lange, mientras le informaba que iban a ser los próximos abanderados olímpicos. “Estaba medio dormido y no entendía nada. Estuvimos todo el día juntos, porque fue una jornada muy emotiva y de mucha reflexión”, detalló.

“Cuando me despertó Ceci con la noticia, no sabía lo que me estaba diciendo. Me dio un abrazo y no tuve reacción. A lo largo del día me fui dando cuenta gracias al cariño de la gente. Fueron horas de muchas emociones. Y estuve puchereando bastante durante todo este tiempo”, confesó Lange.

Para el experimentado atleta “es un regalo increíble”. “Sólo podemos agradecer a los que nos eligieron, a todos los entrenadores que estuvieron con nosotros durante todos estos años, al ENARD, la familia, los amigos, a mis hijos… Es un reconocimiento muy grande que viene acompañado de una trayectoria con mucho sacrificio”, aseguró desde la capital catalana. Y agregó: “Es un orgullo y un honor, porque admiro mucho a todos los atletas y sé lo que significa participar de un Juego Olímpico. En algún punto, estamos representando a todos ellos. Y es impresionante”.

Santiago Lange
Será la primera vez en la historia que una dupla lleve la bandera nacional en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos

Santi advirtió que no sabía nada porque estaba focalizado en la última etapa de la preparación para Tokio. “Estaba al tanto de lo que se estaba debatiendo, pero no tenía idea de cuándo lo iban a anunciar. Cuando surgen regalos como éstos, trato de no pensar, porque es algo que uno no puede controlar”, reveló.

La ceremonia inaugural será histórica. Por primera vez la delegación albiceleste estará liderada por una dupla. La misma que conmovió al pueblo argentino con el oro obtenido en Río de Janeiro hace 5 años. “Vivir este nombramiento en este momento tan particular que está viviendo el COI, con su gran trabajo para buscar la igualdad de género, hace que sea más especial para mí. Lo necesitamos como sociedad, y en el deporte se está trabajando para ello”, reflexionó Carranza, quien se convertirá en la séptima mujer en llevar la bandera celeste y blanca.

Las horas siguientes fueron una locura. Después de celebrar, viajaron durante tres horas hasta Messina, donde recibieron la segunda dosis de la vacuna Pfizer contra el coronavirus. De allí tuvieron que recorrer otra distancia en dos horas hasta el aeropuerto para emprender el vuelo hacia Cataluña, donde permanecerán hasta el 7 de julio antes de emprender una nueva aventura hacia la capital japonesa. “Desde que empezó la pandemia, la primera decisión que tuvimos que tomar fue la de analizar si había tiempo para parar, porque estábamos en la recta final y estábamos buscando el pico de nuestra performance. Decidimos seguir a fondo y estuvimos de gira desde junio del año pasado”, contó Lange.

“Nos tuvimos que adaptar a esta nueva situación. Sólo volvimos al país para las Fiestas y los entrenamientos de enero en Buenos Aires. Nos propusimos trabajar con los equipos de Austria, Inglaterra e Italia, que son los mejores del mundo. Fue muy duro, porque ellos eran superiores a nosotros. Salir a entrenar contra los mejores del mundo que te ganan todos los días es muy complejo. Hay que ser muy fuerte, tener mucha templanza, tenacidad y paciencia para no darnos por vencidos, porque es jodido que te ganen todos los días. La realidad es que trabajamos más que ellos: cuando estaban descansando, nosotros estábamos entrenando duro creyendo en nuestro equipo. Y hoy, a pesar de no haber hecho la planificación que nos caracteriza, sentimos que estamos con confianza en esta nueva adaptación. Dimos un salto de calidad muy grande y eso nos da mucha energía para esta última etapa”, reforzó Carranza.

La nueva normalidad modificó sensiblemente los métodos de los regatistas olímpicos. “A Río llegamos 9 meses antes del inicio de los Juegos. En Beijing fueron 7 meses previos de preparación en el lugar. En Atenas también fueron 7 meses. Y a Tokio vamos a llegar 8 días antes de la primera largada. Es una locura, porque todos los días son diferentes. La puesta a punto del barco o la técnica para navegar serán determinantes en un contexto en el que tal vez tengamos 5 o 6 condiciones distintas. Será un día para prepararse para cada condición y eso no es nada para nuestro deporte”, reveló Santi.

Santiago Lange
El binomio realizó una extensa gira por Europa para entrenar con los mejores del mundo

En la misma sintonía, la rosarina también destacó que será una desventaja instalarse en Japón sin tanta antelación: “Nadie va tanto tiempo antes como nosotros a las sedes, y eso nos daba una fortaleza. Fue un punto que perdimos, porque conocíamos mucho los lugares. Estamos tratando de recordar todo lo que aprendimos en el pasado. En 2019 estuve 3 meses y Santi también estuvo 2 meses y medio. También estuvimos en 2018. Como Santi tiene una gran relación con una meteoróloga que trabaja para el equipo austríaco, ella nos está ayudando en todos sus estudios para tener la mayor cantidad de información posible”. En un deporte en el que las condiciones climáticas pueden influir en la estrategia, cualquier tipo de dato adicional puede ser determinante en la búsqueda del éxito.

Otro de los puntos que pone en alerta al binomio campeón olímpico se basa en el hospedaje. “Todo será diferente. Nos dijeron que vamos a estar en un hotel que está alejado de la sede y eso no nos gusta nada. Tampoco sabemos qué es lo que vamos a comer y nosotros estamos acostumbrados a cocinarnos. Hay mucha incertidumbre, pero estamos trabajando para que esas cosas dejen de ser inciertas. La idea es que la adaptación no nos afecte tanto”, detalló Ceci, mientras cenaba una de las pocas pizzas que comió en el último año.

Ella es muy minuciosa con todo lo relacionado a la alimentación. Como si se tratara de una ironía del destino, mientras dialogaba con Infobae confesó que se resistió a degustar las tradicionales pizzas italianas, pero que no pudo evitar improvisar con una grande de muzzarella en su llegada a Barcelona por el cansancio que acumuló durante los últimos días. “Es algo que me preocupa antes de salir a navegar, porque tengo un trabajo muy físico y no puedo comer cualquier cosa porque podría llegar a vomitar”, argumentó entre risas.

“Son muchos cambios en la metodología que no van a ser favorables, pero tratamos de quedarnos con los aspectos positivos. Serán unos Juegos diferentes para todos. Nuestra tarea será ejecutar de la mejor manera posible lo que venimos trabajando”, completó su compañero.

Ambos coincidieron en que el objetivo será lograr otra medalla olímpica. “Van a ser unos Juegos muy difíciles, porque habrá rivales, como los australianos, que son muy fuertes y no competimos contra ellos desde febrero de 2020. Se complica generar un pronóstico cuando disputamos el último torneo internacional en septiembre del año pasado. Pero hicimos una gran preparación y creemos que vamos a hacer un buen papel”, sostuvo Lange. Como lo describió Ceci Carranza, el equipo “dejó la vida en estos 5 años de trabajo”. “Nos hemos dedicado como pocos para llegar bien a Tokio. Estamos confiados y tranquilos por todo lo que hicimos”, agregó.

Próximo a cumplir los 60 años (el 22 de septiembre), el bonaerense prefiere mantener su mirada en el corto plazo. “No sé si me retiraré después de estos Juegos, porque dependerá de los resultados que logremos. Después de Japón voy a necesitar un tiempo para tomar esa decisión”, sorprendió la leyenda que podría llegar en óptimas condiciones a París. Y el riesgo de que la cita olímpica signifique su despedida tampoco le genera ninguna presión: “Ya viví demasiada presión. Hoy con el equipo nos sentimos capaces de llegar bien arriba. Fueron muchas horas de esfuerzo y entrega para volver a cumplir nuestro sueño. Confío mucho en todo el grupo, porque trabaja con ganas y determinación”.

Antes de la regata, ambos protagonizarán un momento histórico. Los abanderados de la Argentina llevarán con orgullo los colores que representan al país. Como dijo Ceci Carranza, “será fruto del sacrificio” y un reconocimiento a la trayectoria. Ellos todavía no encuentran las palabras adecuadas que describan sus sentimientos. Mientras tanto, optan por el agradecimiento de poder tener ese hermoso papel.

SEGUIR LEYENDO

La “KGB” argentina: Santiago Lange revela los secretos de uno de los hitos más grandes de la historia de los Juegos Olímpicos

Santiago Lange, el padre de oro que vivió con sus hijos en un barco

La angustiante infancia de la atleta argentina que asegura haber recibido señales del más allá: “Me acostumbré a vivir con miedo”

La dinastía olímpica formada bajo el legado del primer explorador argentino en la Antártida

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba