Salud

La lucha contra el COVID-19 prolongado no se detiene

Aunque la investigación está en curso, no existen todavía grandes ensayos clínicos revisados por expertos y con estándares de referencia sobre el "long COVID" (REUTERS)
Aunque la investigación está en curso, no existen todavía grandes ensayos clínicos revisados por expertos y con estándares de referencia sobre el "long COVID" (REUTERS) (PILAR OLIVARES/)

En muchos países, la pandemia por COVID-19 no muestra signos de disminuir y los sistemas de salud ya están en capacidad de responder a los casos agudos. Sin embargo, los investigadores aseguran que es crucial comenzar a investigar ahora los efectos a largo plazo de la enfermedad.

No hay un nombre establecido para esto: a veces se le llama a estas personas “long haulers” o “de larga duración”, o se dice que experimentan el llamado “long COVID”, o síntomas poscovid, o incluso síndrome poscovid. Tampoco existe una prueba de diagnóstico, ni un tratamiento específico, ni una píldora que tomar. Y, aunque la investigación está en curso, tampoco existen todavía grandes ensayos clínicos revisados por expertos y con estándares de referencia. Algunas personas mejoran por sí solas con el tiempo, o los síntomas pueden tratarse, pero para otras, la recuperación sigue siendo difícil.

Esta semana, la Asociación Médica Americana adoptó una política para educar a los médicos y estudiantes sobre los síndromes posvirales después del COVID-19. También esta semana, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) publicaron una guía provisional destinada a ayudar a los médicos a evaluar mejor a los pacientes con afecciones posteriores al COVID-19, incluso con tanta incertidumbre a su alrededor.

El doctor Michael Saag atiende normalmente a los pacientes de COVID-19, pero al principio de la pandemia se convirtió en uno. Ahora, se ha unido a las filas con síntomas persistentes de una enfermedad que los médicos aún intentan comprender. En el caso de Saag, el COVID-19 nunca fue tan grave como para tener que ser hospitalizado, pero pasó 15 días aislado en su habitación, y mejoró… en su mayoría. Su dificultad para concentrarse o “niebla mental”, persistía. Se quedaba sin aliento con facilidad. Su corazón se aceleraba. Estos síntomas duraron seis semanas después de la infección.

Poscovid es un término general que describe una serie de problemas físicos y mentales que pueden aparecer cuatro o más semanas después de una infección por COVID-19, según los CDC (EFE)
Poscovid es un término general que describe una serie de problemas físicos y mentales que pueden aparecer cuatro o más semanas después de una infección por COVID-19, según los CDC (EFE) (EFEI0342/)

Saag se sintió lo suficientemente bien como para volver a trabajar en la Universidad de Alabama Birmingham, pero incluso después de que los otros síntomas desaparecieran, experimentó una pérdida de audición y ahora utiliza aparatos auditivos. “Es frustrante”, dijo días atrás en una reunión de la Actividad de Comunicación y Divulgación Clínica de los CDC. El especialista admitió que ha conocido a otros pacientes con síntomas persistentes que también están frustrados. “Han acudido a sus médicos, que les han dicho que esto está en su cabeza o que no hay que preocuparse por ello, pero que les ha calado muy hondo”, dijo Saag.

100 síntomas y pocos tratamientos

Poscovid es un término general que describe una serie de problemas físicos y mentales que pueden aparecer cuatro o más semanas después de una infección por COVID-19, según los CDC.

Existen potencialmente cientos de síntomas, como dificultad para respirar, fatiga, dolor de cabeza, fiebre, ansiedad, depresión, dolor, pérdida del gusto y el olfato, dificultad para pensar, corazón acelerado y muchos otros. Los mismos no son constantes. Los médicos no pueden predecir qué síntomas tendrá alguien o quién los padecerá, y los síntomas pueden cambiar con el tiempo, o desaparecer y luego volver.

A veces, la solución parece relativamente sencilla. En diálogo con la CNN, el doctor Mitchell Miglis, especialista en trastornos autonómicos que trabaja con pacientes poscovid en Stanford Health Care, dijo que hay casos en los que recuerda a la gente que vigile su consumo de sal, o que aumente los líquidos, o les prescribe un betabloqueador, y finalmente mejoran. “Primero intentamos controlar los síntomas y luego lo utilizamos como puente para que sean más activos físicamente y luego tratamos todos los componentes que podemos”, dijo Miglis.

Pero no todos los síntomas son tan fáciles de tratar. “En realidad, no tenemos un tratamiento único que aborde la enfermedad subyacente, porque todavía no sabemos cuál es la causa de la enfermedad subyacente”, afirmó Miglis.

“Probablemente hay muchas personas que han contraído esto y no han sido identificadas. Esa es una cuestión, ¿cómo podemos establecer los criterios de lo que significa ser un paciente de larga duración?” dijo Jason. “No hay mucho consenso en este momento, lo cual es un problema” (REUTERS)
“Probablemente hay muchas personas que han contraído esto y no han sido identificadas. Esa es una cuestión, ¿cómo podemos establecer los criterios de lo que significa ser un paciente de larga duración?” dijo Jason. “No hay mucho consenso en este momento, lo cual es un problema” (REUTERS) (EDGARD GARRIDO/)

Tampoco está del todo claro cuántas personas la padecen. En abril, la doctora Frances Collins, directora de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), declaró ante el Congreso que las investigaciones preliminares habían revelado que entre el 10 y el 30% de las personas que se contagiaron de COVID-19 podían desarrollar problemas de salud a largo plazo.

Un estudio de FAIR Health publicado el pasado martes examinó los registros de seguros privados de casi 2 millones de pacientes de COVID-19 y concluyó que casi una cuarta parte, el 23,2%, tenía al menos una afección posterior al virus 30 o más días después del diagnóstico inicial.

Con más de 33 millones de casos de COVID-19 contabilizados en Estados Unidos desde el inicio de la pandemia, podría haber millones de personas con síntomas persistentes. “Probablemente sea una subestimación”, afirma Leonard Jason, profesor de psicología que trabaja en el tema de la “niebla mental” con pacientes poscovid en la Universidad DePaul de Chicago. Quiere que los médicos estén atentos a estos pacientes para que reciban la atención adecuada.

“Probablemente hay muchas personas que han contraído esto y no han sido identificadas. Esa es una cuestión, ¿cómo podemos establecer los criterios de lo que significa ser un paciente de larga duración?” dijo Jason. “No hay mucho consenso en este momento, lo cual es un problema”. El estudio de FAIR Health, que examinó los registros de las aseguradoras entre febrero y diciembre de 2020, descubrió que las afecciones posteriores al COVID-19 eran más comunes entre los pacientes más graves, pero una parte “sustancial” de los casos asintomáticos también presentaban síntomas a largo plazo. Se necesita más investigación, aseguró.

La mayoría de las afecciones poscovid estudiadas eran más comunes en las mujeres, pero había 12 síntomas más comunes entre los hombres. “Me ha sorprendido la cantidad de personas que no tienen ninguna condiciones de salud subyacentes, de hecho, un par de corredores de maratón que son jóvenes de entre 20 y 30 años. Vuelven con afecciones poscovid que a veces les cuesta simplemente estar de pie en la ducha”, señaló Saag sobre algunos de los pacientes que ha tratado.

En febrero, los NIH pusieron en marcha una iniciativa para identificar la causa, la prevención y los tratamientos de la condición poscovid. En diciembre, el Congreso proporcionó US$ 1.150 millones en financiación en cuatro años para apoyar la investigación de los NIH. Las políticas de la Asociación Médica Americana adoptadas esta semana también pedía que se abogara por una mayor financiación de la investigación, la prevención, el control y el tratamiento.

Signos de esperanza

Para muchos pacientes no ha sido fácil. En promedio, dijo, son 100 días de terapia (EFE)
Para muchos pacientes no ha sido fácil. En promedio, dijo, son 100 días de terapia (EFE) (Juan Ignacio Roncoroni/)

El Centro de Atención Post Covid del Monte Sinaí de Nueva York, una de las primeras clínicas de este tipo en abrirse, ha estado muy ocupado. En febrero, los médicos ya habían registrado 1.600 pacientes. Estos días, David Purtino, fisioterapeuta que ayuda a los pacientes en la clínica, siente una nueva sensación de esperanza. “Cuando hablaba con los medios de comunicación hace tres meses, decía que todo el mundo estaba mejorando, y nos animaba su mejoría, pero que no había una sola persona que hubiera superado el COVID-19″, dice Purtino. “Ahora, después de meses y meses de trabajar y perfeccionar esto, tenemos docenas de individuos que ahora hemos dado de alta diciéndonos que se sienten como antes de tener COVID-19. Esto es una novedad”.

Para muchos pacientes no ha sido fácil. En promedio, dijo, son 100 días de terapia. “Es un proceso largo, muy lento, una terapia muy incremental, dos veces por semana, y la gente tiene que hacer muchos ajustes de comportamiento y de vida a lo largo del camino para evitar los desencadenantes de los síntomas y las exacerbaciones”, dijo Purtino. “Pero nos sentimos bastante animados porque por fin estamos consiguiendo algo de impulso”.

No todo el mundo tarda tanto en curarse. El doctor Panagis Galiatsatos, médico de medicina pulmonar y de cuidados críticos que trata a los pacientes en la clínica Johns Hopkins Post COVID-19 Care, indicó que algunas personas mejoran en unos tres meses. “Les digo que es como cuando te rompes un hueso. Si quitamos el yeso, no va a estar listo para correr de inmediato. Hay que rehabilitarlo, y va a ser incómodo, pero mejorará”, advierte Galiatsatos.

Otra categoría de pacientes desarrolla síntomas que pueden tratarse y que son más específicos de los pulmones, como el asma. “Todo, desde el cerebro hasta los pies, puede verse afectado”, afirmó el experto. Algunas personas también necesitan atención de salud mental. “La última categoría de pacientes que registramos tiene síntomas que no se ajustan a un proceso de enfermedad concreto que conozcamos”, dijo Galiatsatos. Les dice que lo resolverán juntos.

Un paciente al que trató lo comparó con la forma en que los buenos médicos trataban el sida en los años 80. “A veces tenemos que pensar un poco más allá de lo normal sobre la mejor manera de ayuda”, aseguró Galiatsatos. Y concluyó: “Pero confío en que podemos hacerlo”.

SEGUIR LEYENDO:

¿Por qué las mujeres son más propensas a un COVID-19 prolongado?

COVID-19 prolongado: todo lo que hay que saber, según el reconocido investigador Eric Topol

Los pacientes con COVID-19 prolongado enfrentan riesgos de salud preocupantes y persistentes, advierte un estudio

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba