Salud

Trastorno de duelo prolongado: ¿un nuevo síndrome ocasionado por el COVID-19?

tumbas cementerio bajo flores covid 19
La pandemia tuvo como resultado una importante repercusión psicológica (Franco Fafasuli)

La pandemia del COVID-19 cambió la vida de las personas de diversas maneras. Además del duelo por las vidas perdidas a causa de la enfermedad, es posible que los afectados también sufran por la pérdida de rutinas.

Las restricciones que obligan a las personas a quedarse en casa, impuestas para prevenir el contagio, cambiaron la vida laboral, la forma en que los niños juegan y asisten a la escuela, y la posibilidad de reunirse en persona con familia y con amigos. Debido a estas medidas, también cambió la manera de comprar, practicar la religión, hacer ejercicio, comer y entretenerse. La pandemia tuvo como resultado una importante repercusión psicológica en las personas que, a causa de ella, perdieron la sensación de seguridad, previsibilidad, control, libertad y protección.

Un número considerable de estas personas en duelo encontrará que su angustia dura un tiempo inusualmente largo, no disminuye y hace que su vida sea casi insoportable, aseguran varios documentos que han comenzado a ser publicados por parte de los especialistas en salud mental.

Las personas que sufren este intenso duelo con frecuencia no pueden mantener su trabajo, asear su hogar o cuidar a otros seres queridos. Incluso aquellos que son capaces de desenvolverse en parte de la vida cotidiana describen su agonizante existencia como si estuvieran esperando morir. Su alto nivel continuo de estrés puede dañar el cuerpo, aumentando la inflamación y los riesgos de enfermedades asociadas, como enfermedades cardíacas.

estrés pandemia
Un estudio estimó que cada muerte por COVID-19 en los Estados Unidos deja, en promedio, nueve parientes cercanos en duelo (Getty Images) (Kiyoshi Hijiki/)

Esta condición, un estado psiquiátrico llamado trastorno de duelo prolongado, generalmente dura muchos meses después de una pérdida: un año en los EEUU o seis meses según los criterios internacionales. “La condición es mucho peor que el duelo normal -explica Katherine Shear, psiquiatra de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Columbia y fundadora del Center for Complicated Grief-. El aislamiento que rodea a tantas muertes por pandemias probablemente haga que las personas sean más vulnerables a ella. Hay muchos aspectos que van a ser factores de riesgo para las personas que tienen dificultades para adaptarse a estas pérdidas”.

El número de personas con duelo prolongado en el futuro cercano y más allá podría ser considerable. Un estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU estimó que cada muerte por COVID-19 en ese país deja, en promedio, aproximadamente nueve parientes cercanos en duelo. Si del 5 al 10% del grupo en duelo desarrolla este trastorno, que es la tasa estándar en circunstancias normales, esto podría aumentar la prevalencia del duelo prolongado en un cuarto de millón a medio millón de casos adicionales en el próximo año.

Otros datos apuntan a que las consecuencias podrían ser mucho mayores. Una encuesta de marzo de 2021 del Centro de Investigación de Asuntos Públicos de Associated Press NORC (AP-NORC) encontró que alrededor del 20% de las personas encuestadas en los EEUU había perdido a un familiar o amigo cercano a causa del COVID-19. Eso significa una población de duelo potencial de alrededor de 65 millones sólo en Estados Unidos, y podría aumentar el número de nuevos casos de duelo prolongado a millones.

“Debido a que las muertes por COVID-19 han ocurrido de manera desproporcionada entre comunidades de bajos ingresos y personas de minorías, el dolor prolongado probablemente tendrá un efecto enorme en esas poblaciones”, dicen Shear y coinciden otros terapeutas. Lo que es especialmente preocupante es que estas comunidades no tienen suficientes recursos de salud mental (terapeutas e instalaciones) para abordar un problema de esta magnitud. “Si no encontramos formas de llamar la atención sobre el sufrimiento emocional que las personas están enfrentando en este momento, se convertirá en un problema más serio”, advierte Vickie Mays, profesora de políticas y gestión de la salud en la Universidad de California en Los Ángeles.

Una herida sin cura por tiempo

Una revista científica encontró signos de dolor prolongado en casi el 38 por ciento de las personas en duelo por la pandemia de China (Reuters)
Una revista científica encontró signos de dolor prolongado en casi el 38 por ciento de las personas en duelo por la pandemia de China (Reuters) (AGUSTIN MARCARIAN/)

El dolor puede ser terrible. La mayoría de las personas, sin embargo, eventualmente integra su pérdida y encuentra un camino a seguir, incluso mientras continúan llorando a sus seres queridos. Mary-Frances O’Connor, psicóloga clínica de la Universidad de Arizona especializada en el duelo y sus impactos fisiológicos, compara este proceso con la curación de una pierna rota: “Para la mayoría de las personas, el descanso y un yeso le permitirán volver a la normalidad. Sin embargo, para un subconjunto, surgirá una complicación (una infección o un trauma secundario en el área) que evitará que se cure adecuadamente sin una intervención más intensiva. En el duelo, esas son las personas con un dolor prolongado”.

O’Connor describe a una paciente con la que trabajó y que perdió su trabajo porque no podía seguir las conversaciones laborales estándar sin romper a llorar durante meses y meses. Otra paciente sintió que no tendría sentido tener celebraciones religiosas para sus hijos después de perder a su madre. “Este tipo de complicaciones realmente afectan el funcionamiento diario de las personas”, dice.

Las implicaciones para la salud del trastorno pueden ser graves. Puede exacerbar el suicidio y el abuso de sustancias. También está relacionado con el daño sistémico del cuerpo. O’Connor descubrió que las personas que experimentan dolor tienen niveles más altos de inflamación, particularmente la citocina interleucina-6, que se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y una mayor susceptibilidad a las infecciones. La experta señala que la angustia psicológica y social a largo plazo conduce a un desgaste dañino en el cuerpo, un estado bien establecido de estrés biológico prolongado que predispone a las personas a un mayor riesgo de enfermedad y un deterioro de la salud más temprano.

La gente está sufriendo mucho. No son muertes pacíficas de ninguna manera. Y también están ocurriendo mientras están solos (Reuters)
La gente está sufriendo mucho. No son muertes pacíficas de ninguna manera. Y también están ocurriendo mientras están solos (Reuters) (AMANDA PEROBELLI/)

“Ya hay indicios de que la pandemia está creando niveles más altos de trastornos graves de duelo”, señala el psicólogo Robert Neimeyer, director del Instituto de Pérdida y Transición de Portland en Oregon y autor de varios libros sobre terapia del duelo. Sugiere que nota “señales preocupantes” de que habrá una mayor incidencia de duelo prolongado. Una investigación publicada a principios de este año en la revista Globalization and Health encontró signos de dolor prolongado en casi el 38% de las personas en duelo por la pandemia de China. “Ese número es más del triple de la tasa típica”, señala Neimeyer.

Los investigadores dicen que hay muchos aspectos de la pandemia que probablemente aumenten el riesgo de padecer el trastorno. Una causa puede ser las circunstancias que rodean la mayoría de las muertes por COVID-19. “Hay mucho trauma asociado con la pérdida de un enfermo de coronavirus -dice Shear-. Ya sea que estas muertes ocurran en un hospital o en el hogar, las personas tienen dificultades para respirar y el paciente generalmente está aislado debido a problemas de infección. Está sucediendo de manera aleatoria, rápida y dramática, y la gente está sufriendo mucho. No son muertes pacíficas de ninguna manera. Y también están ocurriendo mientras están solos “.

La falta de contacto con un ser querido antes o durante la muerte puede aumentar la probabilidad de que las personas en duelo reflexionen sobre resultados alternativos, lo que les impide aceptar la realidad de la pérdida. Según O’Connor, “los familiares a menudo se preguntan: “‘¿Y si hubiera hecho esto? ¿Y si el médico hubiera hecho aquello? Hay una cantidad infinita de cosas que podrían haber sucedido, y ese proceso de rumiación parece obstaculizar el regreso a una vida completa”. Investigaciones anteriores han encontrado que la comunicación significativa con un ser querido antes de su muerte reduce el riesgo de que los sobrevivientes desarrollen problemas persistentes de duelo más adelante. Pero esto a menudo no ha sido posible en persona, o en absoluto, con aquellos que murieron de COVID-19.

La falta de contacto con un ser querido antes o durante la muerte puede aumentar la probabilidad de que las personas en duelo reflexionen (EFE)
La falta de contacto con un ser querido antes o durante la muerte puede aumentar la probabilidad de que las personas en duelo reflexionen (EFE) (JUAN CARLOS TORREJÓN/)

Otro factor que contribuyó a que los individuos que perdieron a sus seres queridos durante la pandemia, por COVID-19 u otra causa, ha sido el que determinó medidas de salud pública que limitaron las reuniones, los viajes y el contacto interpersonal cercano. Aunque estas decisiones han demostrado ser esenciales para controlar la propagación del SARS-CoV-2, y el número de muertes y hospitalizaciones sería mucho mayor sin ellas, “el duelo se complica al eliminar muchas de las formas tradicionales en las que uno se sentía afligido”, señala Mays.

Un velatorio por Zoom está “muy lejos de poder unirse realmente con otros y experimentar el consuelo de un abrazo humano”, afirma Neimeyer. Las restricciones también redujeron la capacidad de las personas para crear nuevas experiencias y conexiones sociales después de una pérdida, “un paso clave para aclimatarse”, señala Shear. La pandemia ha aumentado la incidencia de trastornos del estado de ánimo y de ansiedad y abuso de sustancias, todo lo cual pone a los sujetos en mayor riesgo de sufrir un trastorno de duelo prolongado.

“Otras tensiones pandémicas, desde problemas financieros hasta preocupaciones de salud y seguridad, pueden dificultar la adaptación a una pérdida porque distraen a las personas de procesarla -señala Shear-. Es probable que esto afecte a un porcentaje desproporcionado de personas en las comunidades más afectadas por la pandemia. Algunos han perdido a más de un ser querido, otros han perdido su trabajo y/o su hogar, y muchos se han visto agobiados por importantes tensiones financieras que han provocado inseguridad alimentaria o de vivienda”. “Cuando hay mucha incertidumbre, es más difícil atravesar un proceso de duelo”, completa Mays.

A medida que el mundo se abre camino para salir de la amenaza viral inmediata, Neimeyer enfatiza que la necesidad de soluciones a esta crisis de salud mental en la sombra está creciendo. “Esta pandemia de duelo es una para la que no hay vacuna”, concluye.

SEGUIR LEYENDO:

Cuáles son ahora los síntomas más comunes del COVID-19

El COVID-19 leve también puede dejar fatiga y depresión, advierte un estudio

Se presentó un Monitor de temas de Inmunización en Redes y Medios de Argentina

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba