Salud

Qué dice un científico de la Universidad de Oxford sobre la necesidad de recibir un refuerzo de las vacunas COVID-19

La administración de una tercera inyección más de seis meses después de la segunda eleva el número de anticuerpos en la sangre hasta los mismos niveles observados tras la vacunación de doble dosis (REUTERS)
La administración de una tercera inyección más de seis meses después de la segunda eleva el número de anticuerpos en la sangre hasta los mismos niveles observados tras la vacunación de doble dosis (REUTERS) (KIRILL BRAGA/)

El mundo se está dividiendo entre los que pueden acceder a las vacunas y los que no. Sólo el 23,1% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19, mientras que la propagación del coronavirus por el mundo sigue con la preocupante aparición de las variantes. La mayoría de las 8 vacunas autorizadas para uso de emergencia se deben aplican en dos dosis para conseguir la eficacia necesaria para reducir el riesgo de complicaciones y de muerte en base a los ensayos clínicos que se hicieron durante el año pasado.

Pero con el avance de los planes de vacunación en el mundo y las nuevas variantes, se empezó a investigar en qué casos se necesitará que cada persona reciba una dosis de refuerzo después de las dos dosis del esquema previsto.

Para cada vacuna, se están haciendo estudios diferentes, y cada día surgen más datos. Esta semana se anunciaron los resultados de un estudio sujeto a revisión en la revista The Lancet. El estudio fue realizado por la Universidad de Oxford y aportaría evidencia para considerar que una tercera dosis de la vacuna de Oxford-AstraZeneca induce un “fuerte” refuerzo inmunitario contra el Covid-19 y sus diferentes variantes, aunque los científicos siguen sin estar seguros de si las inyecciones de refuerzo son inminentemente necesarias.

La administración de una tercera inyección más de seis meses después de la segunda eleva el número de anticuerpos en la sangre hasta los mismos niveles observados tras la vacunación de doble dosis. Los científicos también registraron un aumento de los anticuerpos capaces de neutralizar las variantes Alfa, Beta y Delta – las dos últimas son conocidas por ser capaces de escapar parcialmente a la respuesta de la vacuna. A pesar de los resultados, el profesor Sir Andrew Pollard, el científico principal detrás de los ensayos dijo que el régimen estándar de dos dosis estaba funcionando tan bien que había poca necesidad de una tercera inoculación todavía.

Pollard afirmó que enviar las dosis adicionales a los países en desarrollo donde los más vulnerables aún no han recibido ninguna dosis sería un mejor uso de los suministros del Reino Unido. La pronunciación de su juicio se produce después de que la Universidad de Oxford comenzara a probar un jab de refuerzo modificado el fin de semana, que está adaptado para la variante sudafricana, que se temía que fuera la próxima amenaza inminente para el Reino Unido. La semana pasada, el exsecretario de Salud Matt Hancock prometió que el Gobierno establecería planes para un programa de refuerzo de otoño en las próximas semanas.

Sir Andrew Pollard, autor principal detrás de los ensayos, aseguró que “por ahora hay poca necesidad de administrar una tercera dosis a las personas porque la estrategia de dosis doble ya funciona muy bien contra las variantes Delta de la India y Alfa de Kent” (EFE)
Sir Andrew Pollard, autor principal detrás de los ensayos, aseguró que “por ahora hay poca necesidad de administrar una tercera dosis a las personas porque la estrategia de dosis doble ya funciona muy bien contra las variantes Delta de la India y Alfa de Kent” (EFE) (ROLEX DELA PENA/)

Los nuevos resultados provienen de pruebas de laboratorio que le dieron a 90 voluntarios, que tenían una edad promedio de 40 años, una tercera dosis de la vacuna Oxford. Luego se les extrajo sangre para medir los niveles de anticuerpos. Los investigadores encontraron que los anticuerpos neutralizantes aumentaron significativamente después de la tercera dosis, en comparación con la segunda dosis para las variantes.

Pero el profesor Pollard advirtió que no estaba claro cómo los niveles de anticuerpos se traducirían en protección en el mundo real. Teresa Lambe, profesora asociada del Instituto Jenner de Oxford y autora principal del estudio, dijo: “Esta es una noticia muy alentadora, si descubrimos que se necesita una tercera dosis”.

Además, los investigadores también vieron niveles más altos de células T, un tipo de glóbulo blanco que juega un papel en la defensa de la infección. El profesor Pollard dijo que la inyección de refuerzo podría usarse si la variante Beta sudafricana comienza a despegar en el Reino Unido. Esa cepa se considera la más resistente a las vacunas, pero circula en cantidades reducidas en el Reino Unido.

Algunos científicos creen que podría llegar a la cima cuando toda la nación esté vacunada y otras variantes tengan dificultades para propagarse. “La razón por la que estos nuevos ensayos son tan importantes es porque sabemos que la variante Beta es una variante que ha sido bastante buena para escapar de la inmunidad de la vacuna”, advirtió el experto. “Así que es una buena idea tener nuevas vacunas disponibles que puedan hacer frente a eso, si se convierte en un problema”. Aun así, aseguró que “por ahora hay poca necesidad de administrar una tercera dosis a las personas porque la estrategia de dosis doble ya funciona muy bien contra las variantes Delta de la India y Alfa de Kent”.

Sir Andrew John Pollard es profesor de Infección e Inmunidad Pediátricas en la Universidad de Oxford y miembro del St Cross College, Oxford (REUTERS)
Sir Andrew John Pollard es profesor de Infección e Inmunidad Pediátricas en la Universidad de Oxford y miembro del St Cross College, Oxford (REUTERS) (HENRY NICHOLLS/)

Para el caso de las dos vacunas de ARN mensajero desarrolladas por las empresas Pfizer-BioNTech y Moderna, un estudio difundido en la revista especializada Nature aportó más evidencias que el refuerzo quizá no sería necesario, pero tampoco es concluyente. El equipo del Ali Hellebedy, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en los Estados Unidos encontró que esas dos vacunas desencadenan una reacción inmunitaria persistente en el organismo que puede proteger contra el coronavirus durante años.

Los resultados se suman a la creciente evidencia de que la mayoría de las personas inmunizadas con las vacunas de ARN podrían no necesitar refuerzos, siempre y cuando el virus y sus variantes no evolucionen mucho más allá de sus formas actuales. En el caso del estudio en Nature, se reclutaron a 41 personas que fueron inmunizadas con dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech. Ocho de ellas habían tenido la infección por el coronavirus. De 14 de estas personas, el equipo extrajo muestras de los ganglios linfáticos a las tres, cuatro, cinco, siete y 15 semanas después de la primera dosis.

Encontraron que quince semanas después de la primera dosis de la vacuna de ARN mensajero, el centro germinal seguía siendo muy activo en los 14 participantes, y que el número de células de memoria que reconocían el coronavirus no había disminuido. Los centros germinales suelen alcanzar su máximo nivel una o dos semanas después de la inmunización, y luego disminuyen.

Un nuevo estudio señaló que las personas que han recibido trasplantes de órganos y que acceden a las dos dosis de vacunas de ARN mensajero se beneficiarían con la dosis de refuerzo EFE)
Un nuevo estudio señaló que las personas que han recibido trasplantes de órganos y que acceden a las dos dosis de vacunas de ARN mensajero se beneficiarían con la dosis de refuerzo EFE) (EFEI0499/)

Días atrás, también se conoció otro estudio, que fue publicado por la revista The New England Journal of Medicine, relacionado con las vacunas de ARN mensajero. Señaló que las personas que han recibido trasplantes de órganos y que acceden a las dos dosis de vacunas de ARN mensajero se beneficiarían con la dosis de refuerzo.

“Este estudio demostró que la administración de una tercera dosis de la vacuna a los receptores de trasplantes de órganos sólidos mejoró significativamente la inmunogenicidad de la vacuna, sin que se notificaran casos de COVID-19 en ninguno de los pacientes. Sin embargo, una gran proporción de los pacientes sigue teniendo riesgo de contraer la enfermedad. Deben mantenerse las medidas de barrera y fomentar la vacunación de los familiares de estos pacientes”, comentó el líder del estudio, Nassim Kamar, del Hospital Universitario de Toulouse, en Francia.

También en Inglaterra, se lanzó en mayo un ensayo en el que se estudiarán siete vacunas COVID-19 diferentes como posibles refuerzos, que se administrarán al menos entre 10 y 12 semanas después de una segunda dosis como parte del programa de vacunación en curso. Se proporcionará un refuerzo a cada voluntario y podría ser una marca diferente a la que se vacunó originalmente. Las vacunas que se están probando son Oxford/AstraZeneca, Pfizer/BioNTech, Moderna, Novavax, Valneva, Janssen y Curevac, así como un grupo de control.

El estudio dará a los científicos de todo el mundo y a los expertos del programa de vacunación COVID-19 del Reino Unido una mejor idea del impacto de una dosis de refuerzo de cada vacuna en la protección de los individuos contra el virus. Todos los participantes serán controlados a lo largo del estudio para detectar cualquier efecto secundario y se les tomarán muestras de sangre para medir sus respuestas inmunitarias en los días 28, 84, 308 y 365, y a un pequeño número se le harán análisis de sangre adicionales en otros momentos.

Todos los centros dispondrán de un diario electrónico para todos los participantes que enviará alertas al equipo en tiempo real en caso de necesidad y un teléfono de emergencia 24 horas para un médico del estudio, que puede proporcionar más asesoramiento clínico.

SEGUIR LEYENDO:

Despejan dudas sobre la efectividad de AstraZeneca: una dosis de la vacuna reduce sensiblemente las internaciones

¿Es necesario recibir un refuerzo de vacunas COVID-19? Dependerá de las variantes y de si se trata de personas con factores de riesgo

La estrategia que analiza Rusia sobre la necesidad de repetir la vacuna Sputnik V a los seis meses: “El refuerzo será inevitable”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba