Salud

Un hombre muerto hace 3.000 años podría ser la primera víctima conocida de un tiburón, según un descubrimiento científico

Investigadores rastrearon a la primera víctima mortal conocida del ataque de un tiburón
Investigadores rastrearon a la primera víctima mortal conocida del ataque de un tiburón

El primer ataque de un tiburón a un ser humano del que se tiene constancia se habría producido hace unos 3.000 años en Japón, en el que murió un varón adulto, cuyos restos, encontrados en el yacimiento de Tsukumo, estaban plagados de lesiones traumáticas.

Los hechos se habrían producido en el mar interior de Seto, en el archipiélago japonés, según un estudio que publicó Journal of Archaeological Science: Reports y firma un equipo internacional de investigadores, quienes trataron de reconstruir los hechos usando una combinación de ciencia arqueológica y técnicas forenses.

Los restos de la víctima fueron encontrados por investigadores de la Universidad de Oxford mientras estudiaban pruebas de traumas violentos en los restos óseos de cazadores-recolectores prehistóricos conservados en la Universidad de Kioto, donde encontraron un individuo identificado con el número 24.

En un principio, los expertos Alyssa White y Rick Schulting quedaron “perplejos” ante la profundidad y cantidad de heridas -casi 800- de forma dentada que presentaban los restos, se explica en un comunicado la Universidad de Oxford.

La víctima tenía más de 800 heridas en su cuerpo (Foto: EFE/Isabel Reviejo/Archivo)
La víctima tenía más de 800 heridas en su cuerpo (Foto: EFE/Isabel Reviejo/Archivo) (Isabel Reviejo/)

Las lesiones se limitaban principalmente a los brazos, las piernas, la parte delantera del pecho y el abdomen y los expertos realizaron un proceso de eliminación para descartar que su origen fuera por conflictos humanos, depredadores o los carroñeros más comunes.

El equipo concluyó que el individuo murió hace más de 3.000 años, entre 1370 y 1010 a.C y que la distribución de las heridas sugiere que estaba vivo en el momento del ataque.

Los arqueólogos estiman que el individuo número 24 fue recuperado por los suyos poco después del ataque y enterrado. Los registros de la excavación muestran que le faltaba una mano y la pierna derecha, mientras la izquierda estaba colocada sobre el cuerpo en posición invertida.

La hipótesis de los expertos es que el hombre podría estar pescando junto a sus compañeros cuando sufrió el ataque, por lo que su cuerpo pudo ser recuperado rápidamente, y consideran que pudo tratarse de un tiburón tigre o blanco, teniendo en cuenta la distribución y carácter de las marcas de dientes.

Otro de los autores Mark Hudson, investigador del Instituto Max Planck, señaló que este hallazgo no sólo proporciona una nueva perspectiva sobre el antiguo Japón, sino que también es un raro ejemplo de cómo los arqueólogos pueden reconstruir un episodio dramático en la vida de una comunidad prehistórica.

El Megalodón desarrolló sus dientes por hacerse enorme. La evolución de los dientes en el tiburón prehistórico gigante y sus parientes fue un subproducto de volverse enorme, en lugar de una adaptación a nuevos hábitos de alimentación (Foto: Sebastian Carrasco / Europa Press)
El Megalodón desarrolló sus dientes por hacerse enorme. La evolución de los dientes en el tiburón prehistórico gigante y sus parientes fue un subproducto de volverse enorme, en lugar de una adaptación a nuevos hábitos de alimentación (Foto: Sebastian Carrasco / Europa Press) (Sebastian Carrasco/)

Megalodón XL

De acuerdo a nuevos cálculos dentales, la especie de tiburón “megalodón” podría haber medido 20 metros.

Una forma más confiable de estimar el tamaño del megalodón muestra que el gran tiburón extinto pudo haber sido más grande de lo que se pensaba anteriormente, midiendo hasta 20 metros.

Estudios anteriores habían aparcado la pelota al depredador masivo entre 15 y 18 metros de largo.

La estimación revisada es el resultado de nuevas ecuaciones basadas en el ancho de los dientes de megalodon, y comenzó con una lección de secundaria que salió mal.

Víctor Pérez, entonces estudiante de doctorado en el Museo de Historia Natural de Florida, estaba guiando a los estudiantes a través de un ejercicio de matemáticas que usaba réplicas impresas en 3D de dientes fósiles de un megalodón real y un conjunto de ecuaciones de uso común basadas en la altura de los dientes para estimar la altura de los dientes del tiburón. Pero algo estaba mal: los cálculos de los estudiantes oscilaron entre 12 y 45 metros para el mismo tiburón.

“Estaba dando vueltas, comprobando, como, ¿usaste la ecuación incorrecta? ¿Olvidaste convertir tus unidades?” dijo en un comunicado Pérez, autor principal del estudio y ahora curador asistente de paleontología en el Museo Marino Calvert en Maryland. “Pero rápidamente quedó claro que no eran los estudiantes los que habían cometido el error. Simplemente, las ecuaciones no eran tan precisas como habíamos predicho”.

Las mandíbulas de los tiburones están hechas de cartílago, el mismo tejido flexible que se encuentra en las narices y oídos de los humanos (Foto: Europa Press)
Las mandíbulas de los tiburones están hechas de cartílago, el mismo tejido flexible que se encuentra en las narices y oídos de los humanos (Foto: Europa Press) (FLORIDA MUSEUM PHOTO BY KRISTEN /)

Aunque las ecuaciones han sido ampliamente utilizadas por los científicos desde su publicación en 2002, el ejercicio en el aula reveló que generan estimaciones de tamaño variable para un solo tiburón, según el diente que se mida.

“Me sorprendió mucho”, dijo Pérez. “Creo que mucha gente había visto ese estudio y aceptado ciegamente las ecuaciones”.

Durante más de un siglo, los científicos han intentado calcular el tamaño del megalodón, cuyo nombre significa “diente grande”. Pero los únicos restos conocidos del temible tiburón que dominó los océanos desde hace unos 23 a 3,6 millones de años son dientes fosilizados y unas pocas y raras vértebras. Al igual que otros tiburones, el resto del esqueleto del megalodón, incluida su mandíbula, estaba compuesto por un cartílago liviano que se descomponía rápidamente después de la muerte. El esmalte de los dientes, sin embargo, “se conserva muy bien”, dijo Pérez. “Es probablemente la cosa más estructuralmente estable en los organismos vivos”. Estos tiburones mudan miles de dientes a lo largo de su vida, dejando abundantes rastros de la especie en el registro fósil.

Con información de EFE y Europa Press

SEGUIR LEYENDO:

El increíble momento en que un tiburón salta para morder a un hombre en paracaídas

Un tiburón blanco de casi 5 metros mató a un surfista en Australia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba