Salud

Si el coronavirus es un virus estacional, ¿por qué se propaga durante el verano?

Personas disfrutan el verano en Helsinki, Finlandia, en medio de la pandemia por COVID-19 - Lehtikuva/Jussi Nukari via REUTERS
Personas disfrutan el verano en Helsinki, Finlandia, en medio de la pandemia por COVID-19 – Lehtikuva/Jussi Nukari via REUTERS (LEHTIKUVA/)

Existe una pregunta relacionada a la actual pandemia que millones de personas se hacen y todavía no ha sido debidamente aclarada. ¿Si el Sars-Cov-2 es un virus estacional, ¿por qué se propaga durante el verano?

El profesor Francois Balloux, director del University College London Genetics Institute busca contestar la pregunta en una interesante columna publicada en The Guardian. Si bien está comprobado que el virus se transmite mejor en invierno con frío y los lugares poco ventilados, al igual que la mayoría de los otros virus respiratorios, hoy el hemisferio Norte está experimentando un aumento repentino en el verano. También ha sucedió en el hemisferio sur en diciembre, enero y febrero con grandes olas epidémicas de COVID-19. ¿Por qué es esto, si la mayoría de los virus respiratorios en circulación, incluida la gripe y los cuatro coronavirus endémicos que contribuyen a los “resfriados comunes”, muestran patrones estacionales fuertes, y la mayoría de las infecciones ocurren en invierno en cada hemisferio?

Pero las respuestas científicas son más complejas que la estacionalidad del clima aunque éstas incluyen el efecto directo de las variables climáticas: los virus de ARN envueltos, como el COVID-19, sobreviven mejor en aire frío y seco y con poca exposición a la luz ultravioleta. También hay un componente importante de comportamiento del huésped, ya que los humanos tienden a pasar más tiempo en contacto cercano en espacios mal ventilados durante el invierno. Sin embargo, que un virus sea estacional no implica que no pueda transmitirse en determinadas épocas del año, siempre que las condiciones sean favorables para su propagación.

Los científicos afirman que debemos considerar la estacionalidad como solo uno de los cuatro factores principales que impulsan la transmisión REUTERS/Thomas Peter
Los científicos afirman que debemos considerar la estacionalidad como solo uno de los cuatro factores principales que impulsan la transmisión REUTERS/Thomas Peter (THOMAS PETER/)

Los cuatro factores de propagación del virus

Para comprender mejor esto, debemos considerar la estacionalidad como solo uno de los cuatro factores principales que impulsan la transmisión. Los otros tres factores son el comportamiento del huésped, la evolución viral y las tasas de inmunización en la población, proporcionados por la exposición previa al patógeno y / o la vacunación. Todos estos cuatro factores influirán en la dinámica de la pandemia. Los epidemiólogos de enfermedades infecciosas utilizan un concepto matemático llamado número “R” para describir el comportamiento de las epidemias. Representa el número medio de nuevas infecciones causadas por personas infectadas a lo largo del tiempo. Cuando R es mayor que 1, cada individuo infecta a más de un nuevo huésped en promedio y el número de casos aumenta con el tiempo. Cuando R es menor que 1, los números de casos disminuyen.

Está comprobado científicamente que el distanciamiento social a través de cambios de comportamiento, ya sean voluntarios o impuestos por las autoridades, disminuye la transmisión viral. Dado que las intervenciones de distanciamiento social múltiples generalmente se implementan juntas, y junto con otros factores, puede ser difícil estimar la efectividad de cada intervención de salud pública de forma aislada. Por ejemplo, la efectividad de los cierres de escuelas todavía se debate acaloradamente, en parte porque el impacto de esta medida sigue siendo difícil de desenredar de variables de confusión como otras intervenciones conductuales, la estacionalidad o la aparición de variantes virales más transmisibles.

Los virus siempre buscarán sobrevivir y ser más transmisibles. La capacidad de infectar más huéspedes es clave para el éxito evolutivo de los virus. Se puede lograr una mayor transmisibilidad a través de varios mecanismos, como una carga viral más alta o evitando la inmunización del huésped, lo que permite que las variantes exploten una población susceptible más grande. La variante Alpha que surgió a fines de 2020 era intrínsecamente más transmisible que los linajes anteriores en circulación. La variante Delta, que es responsable del aumento actual en el Reino Unido, es incluso más transmisible que Alpha, pero también es marginalmente más probable que infecte a personas que están inmunizadas a través de una infección o vacunación previa.

La vacunación progresiva deja menos margen de contagio al virus -  REUTERS/Axel Schmidt
La vacunación progresiva deja menos margen de contagio al virus – REUTERS/Axel Schmidt (AXEL SCHMIDT/)

La inmunización de la población mediante la infección natural previa y la vacunación disminuirá el número R, al reducir la fracción de la población huésped a través de la cual se puede propagar el virus. A medida que aumenta la proporción de la población que ha sido vacunada y / o infectada previamente, la población se acerca al “umbral de inmunidad colectiva”, el punto en el que cada huésped infectado infecta a menos de una persona en promedio. Este valor se encuentra alrededor del 85% para la variante Delta, aunque es poco probable que se logre una inmunidad de grupo estable a largo plazo contra Covid porque la inmunidad disminuirá con el tiempo. Además, aunque las vacunas actuales son notablemente eficaces para reducir la transmisión, la morbilidad y la mortalidad, no bloquean el 100% de las infecciones.

La inmunización de la población seguirá aumentando mediante la vacunación y la infección hasta alcanzar un valor de equilibrio. Es probable que el Reino Unido ya se esté acercando a este valor con más del 90% de la población adulta que tiene anticuerpos contra Covid. La proporción de la población inmunizada se verá constantemente disminuida por la disminución de la inmunidad, los nuevos nacimientos y la aparición de nuevas variantes virales capaces de eludir parcialmente la inmunidad y aumentada por la infección, la reinfección y la vacunación. Covid continuará evolucionando, pero eventualmente alcanzará su máxima transmisibilidad, que se espera que se mantenga más alta en invierno.

Con la mayoría de la población siendo vacunada en un futuro próximo y un probable regreso a las tasas de contacto prepandémicas, se espera que Covid alcance pronto su equilibrio epidémico. En esta etapa, se habrán eliminado tres de las cuatro fuerzas. Con la estacionalidad obviamente restante, se espera que comience a impulsar la dinámica de la epidemia, empujando R por encima de 1 en invierno y por debajo de 1 en verano. En esta etapa, Covid se unirá a los otros 200 virus respiratorios endémicos estacionales que circulan a nivel mundial. En resumen, debemos esperar a que pase lo peor de la pandemia antes de que la estacionalidad se convierta en el factor que dicta la tasa de transmisibilidad del virus.

Los virus siempre buscarán sobrevivir y ser más transmisibles. La capacidad de infectar más huéspedes es clave para el éxito evolutivo de los virus. - REUTERS/Valentyn Ogirenko
Los virus siempre buscarán sobrevivir y ser más transmisibles. La capacidad de infectar más huéspedes es clave para el éxito evolutivo de los virus. – REUTERS/Valentyn Ogirenko (VALENTYN OGIRENKO/)

Se espera que la gran mayoría de las infecciones en personas previamente inmunizadas sean bastante benignas. No pudimos eliminar Covid y es poco probable que lo hagamos en un futuro previsible. Aunque, gracias a las vacunas eficaces y una notable infraestructura de vigilancia viral que nos permite actualizar las vacunas siempre que sea necesario, aquellos que tienen la suerte de vivir en países ricos se enfrentan a un enemigo muy domesticado, probablemente comparable en el tiempo en su morbilidad y mortalidad asociadas a la gripe. o incluso los cuatro coronavirus del resfriado común que ya están en circulación.

Se espera que la transición de Covid a la endemicidad ocurra progresivamente con ondas epidémicas de amplitud decreciente que se asientan en el invierno. Este estado endémico estacional se alcanzará en un momento diferente en varios lugares. En la mayor parte de Europa y EEUU, la transición hacia la endemicidad ya está muy avanzada, y es poco probable que ocurran en el futuro olas epidémicas vinculadas a una morbilidad y mortalidad masivas, como las que experimentamos antes.

SEGUIR LEYENDO:

Michael Edelstein, epidemiólogo británico en Israel: “Es muy baja la probabilidad de que veamos muchas muertes por la variante Delta”

John-Arne Røttingen, embajador noruego para la salud: “Es posible que la liberación de las patentes de las vacunas no sea la mejor solución”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba