Córdoba

Sanadores egipcios: “destruyó nuestra infancia, nuestra adolescencia, nuestras vidas”‘

El infierno que vivió la gente que cayó víctima de los denominados "sanadores egipcios", una secta encabezada por Álvaro Juan Aparicio Díaz, es un agujero siniestro que parece no tener fin.

Nelson Gallo, quien por un tiempo fue hijastro del líder de la logia, dio datos precisos de cómo nació el delirio en el autodenominado "maestro" que sometió a cientos de víctimas y de qué manera operaba la logia.

Ver también: Sanadores egipcios: la causa está lista para ir a juicio

En diálogo con el programa Alta Mañana que se emite por Radio Universidad, Gallo contó cómo tomó contacto con Aparicio Díaz: "él trabajaba en una casa de comunicaciones que se llamaba RyC que había en Uruguay , frente donde mi madre trabajaba, en una casa de electrodomésticos, así se conocieron. Yo tenía alrededor de 5 años", comenzó relatando el hombre, que actualmente vive en Valencia, España.

Díaz se hacía llamar “Licenciado Ahú Sari Merek”, cuando no tenía ningún título ni estudio. Foto: Infobae

"Empezaron una especie de noviazgo, al principio todo iba bien, hasta que luego se metió en nuestra casa, la casa que había comprado mi padre biológico", contó Gallo, quien agregó que su victimario se adueñó de todo.

"Al año aproximadamente empezaron los golpes, los malos tratos, las vejaciones, más que nada conmigo, con las palizas, entiendo que mi madre estaría totalmente convencida de que el era una especie de ser de luz o de maestro", relató Gallo. Además, contó que Aparicio Díaz dejó de trabajar y pasó a ser mantenido por la mujer.

En ese entonces, el líder de la secta conoció en Uruguay a quien sería su "maestro": un hombre de apellido Roldán, según contó Gallo. "Mi padrastro concurría todos los días a su logia, y a los 3 o 4 años decidió que él era un maestro y que iba a abrir su propia logia y ahí empezó todo el delirio y todo empeoró: los malos tratos, palizas tanto para mí, para mi hermana como para mi madre. Mi madre intentó separarse pero él la amenazaba, no nos dejaba ver a nuestro padre biológico (…) decía que él era nuestro padre porque nos mantenía", relató Gallo.

Ver también: Sanadores egipcios: imputados que se consideran víctimas de trata, piden la libertad

El hombre dijo que Aparicio Díaz "destruyó nuestra infancia, destruyó nuestra adolescencia y destruyó nuestras vidas (…) Hasta el día de hoy seguimos acarreando las mochilas que nos ha generado la destrucción completa de nuestra autoestima, de cualquier tipo de amor propio que puedas tener hacia tu persona", señaló Gallo.

A los detenidos en Córdoba se les imputa delitos de asociación ilícita, estafas reiteradas, ejercicio ilegal de la profesión de psicología, y abuso sexual simple. Foto: LA Voz

El inicio de lo que terminaría siendo una pesadilla

De acuerdo a lo que relató la víctima, los comienzos de Aparicio Díaz fueron como contrabandista: "en sus primeros trabajos se iba desde Montevideo hasta Paraguay, compraba relojes, de todo y los venía en Uruguay".

Cuando el líder de la secta se dio cuenta que en el país vecino no tenía cabida para ejercer como "maestro" porque era territorio de Roldán, comenzó a viajar a Buenos Aires. Y allí comenzó la historia de la secta.

"Hacía conferencias en un teatro y así fue empezando a recolectar sus primeros "discípulos" y luego montó una logia muy grande donde tenía cerca de 150 "iniciados", en la calle Talcahuano, en Buenos Aires", recordó Gallo, quien agregó que su madre y el resto de su familia debieron mudarse a Argentina.

"En la época en la que yo estaba él seguía rigurosamente los pasos de lo que le había enseñado su maestro: era una escuela cabalista, habían 32 grados de maestría, se accedía por medio de exámenes. Con el pasar del tiempo, fue degenerando todo esto, entonces inventó lo de Seshen (terapia de sanación egipcia) y los 33 grados, y todo eso que nunca antes había existido", contó el hombre.

Ver también: Fin del mundo, bendiciones y terapias: cómo funcionaba la secta de los sanadores egipcios

"Él empezó a modificar cosas después, decía cuando él dormía su alma viajaba a otras dimensiones y ahí recibía clases de los sumos sacerdotes… etc.. En sus delirios decía que se iban a derretir los polos, que todo se iba a inundar y entonces empezó a comprar campos en zonas altas. En el Valle de Traslasierra, Mina Clavero, Nono y demás. Así empezó todo", detalló Gallo.

A la vez, mientras él y sus hermanos, como también otros hijos de Aparicio Díaz empezaron a tomar real conciencia de lo que sucedía, "hicimos una especie de pacto entre todos los hermanos y dijimos que como pudiéramos nos iríamos escapando", contó, agregando que "robamos algunos dólares, nuestros documentos y nos volvimos a Uruguay", incluso su madre, según relató: "Mi madre también pudo huir y salir disparada a Uruguay y al final terminamos viviendo todos juntos en Uruguay.

Álvaro Juan Aparicio Díaz, alias "Maestro Seshen", el líder de la secta de los sanadores egipcios, en su comunidad para recibir el "fin del mundo". Foto: Clarín

Un hombre sin estudios, pero con una habilidad innata para convencer:

Gallo contó que Aparicio Díaz "es un tipo súper hábil, es un comercial nato, tiene la capacidad de venderte lo que quiera. Es un tipo inteligente, listo, culto, autodidacta, que en 10 minutos podía sacar algo de tu personalidad" y dejarte boquiabierto, explicó a Radio Universidad.

Es por eso que tanta gente confió en él: tenía una capacidad extraordinaria para ofrecer lo que los demás estaban buscando, consuelo, cariño, contención. Luego, comenzaban los maltratos.

"A nosotros nos mataba a palos, con cables, con palos, a mi una vez me dio con un martillo en la cabeza, era de darte la cabeza contra la pared, cosas increíbles, cosas que él decía que su madre le hacía (…) Llegó a contar que su hermano lo había violado. Las cosas que inventaba eran increíbles", contó Gallo.

"El movimiento de plata era muchísimo"

En otro tramo de la entrevista, Gallo contó que cuando estaba -obligado- en la secta, de donde pudo escaparse a los 23 años "el tipo tenía hasta 12, 13 o 14 consultas por día y cobraba 70 pesos argentinos cuando el peso estaba igual que el dólar. Levantaba 1500 dólares diarios. Más otras cosas que vendía", explicó el hombre.

La defensa de quienes están presos: "son víctimas"

En ese marco, Gallo criticó duramente las actuaciones de la fiscal de Cura Brochero, Analía Gallarato, y dijo que "es increíble que estén presos, porque es gente que se han acercado a él buscando un apoyo, buscando comprensión. Algunos tenían a un hijo enfermo, a un familiar terminal, una persona que sufría de esquizofrenia o que era toxicómano y ya no sabían qué hacer con el hijo, entonces, en la desesperación después de haber pasado por todos los especialistas que se te ocurra, se acercó a él con el corazón roto, con la autoestima destruida y el tipo empieza a envolverte hasta que te engancha", explicó Gallo.

Gallo cuestionó duramente a la fiscal de Cura Brochero, Analía Gallarato, a cargo de la investigación de la causa de los "sanadores egipcios". Foto: Archivo La Voz

Ver también: Sanadores egipcios: una de las acusadas afirmó que fueron sometidos por “un perverso”

"Vos estás mal y caés, claro que caés, como caen miles de millones de jóvenes en las pandillas, o miles de personas en otro tipo de sectas que hay como el "Pare de Sufrir". La gente va porque necesita que los escuchen, necesita cariño, comprensión, sentirse parte de algo …", y Aparicio Díaz se lo daba.

En el marco del cuestionamiento a la justicia cordobesa, Gallo se preguntó como podía ser que el último hijo que tuvo el líder de la secta, Maximiliano Ángel, estuviera libre, ya que también se hacía pasar por "maestro" y operaba como el padre.

"El tipo ha actuado con una impunidad que me parece increíble, y me parece increíble que su hijo siga libre", manifestó el uruguayo.

Además, dijo que la fiscal jamás lo llamó a él o a miembros de su familia para declarar. "Yo no entiendo para dónde está mirando esa mujer", sostuvo, agregando que según el sospecha "hay un conflicto de intereses, por parte de la fiscal de Cura Brochero: o es negligente o tiene un conflicto de intereses porque no puede ser que estén presas 9 personas a las que no se les ha comprobado ningún tipo de enriquecimiento ilícito (….) que no tiene un ´'duro' por dárselo a él (Aparicio Díaz) y el hijo está suelto"

Por último, Gallo sostuvo que se está investigando una asociación ilícita "cuando en realidad se debería investigar trata de personas (…) y la fiscal mete adentro a las pobres víctimas. Acá hay mucho más de lo que se sabe", cerró quien también padeció los tormentos del líder de la secta.

Escuchá la nota completa:

NELSON GALLO, hijastro y víctima de Álvaro Juan Aparicio Díaz, líder sanadores egipcios by cba24n.com.ar

Ver en una columna

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba